Prestamos con cheques

Con el dólar planchado, las inversiones en pesos atrapan el interés de los ahorristas

Después del ruido que generaron los concursos preventivos de las cadenas de electrodomésticos Bonesi y Otero y los problemas financieros de Bazar Avenida, el volumen negociado de los fideicomisos se está recomponiendo, de la mano de la mayor liquidez que está teniendo el mercado de capitales.
Pero el rendimiento es aún más bajo que antes. Un fideicomiso rendía un 21,5% promedio al inicio del año y hoy corta por debajo del 15 por ciento. Aunque se trata de uno de los productos más atractivos para los inversores minoristas, los operadores no los recomiendan demasiado.
Carteras de inversión sugeridas por analistas
El analista de Maxinver Consultores, Julián Siri, explicó que para un inversor que desea acotar riesgos, con una visión de mediano plazo, es decir, mediados de 2010, se recomienda una cartera que cuente con dos tercios de activos en pesos y un tercio en dólares.
“Para los primeros recomendamos el Bonar V en pesos y el PRE9. En tanto, para los de dólar, nuestra recomendación pasa por el Boden 2015, con buen retorno potencial, y el Discount en dólares, bono que ha quedado rezagado respecto a su contraparte en pesos y al resto de la curva denominada en dólares”, dijo Siri.
Por su parte, el analista de Invertironline.com, Rodrigo Conde, sugirió para carteras de plazos superiores a seis meses una combinación de acciones y cheques de pago diferido, según el perfil de riesgo del inversor.
Para los más conservadores, Conde dijo que conviene apostar a los papeles de Cresud, Minetti, Siderar y Aluar. Respecto de las dos últimas explicó que “deberían repuntar bastante porque no tienen deuda financiera”. Para un inversor más agresivo, se concentraría en Tenaris y Petrobras porque “se estima que siga creciendo el valor del petróleo y, si no es así, la demanda”.
En Puente Hermanos, el operador Juan Ignacio Di Santo, sugirió combinar los cheques de pago diferido con obligaciones negociables de empresas multinacionales, como Petrobras Brasil, Quilmes, Loma Negra y Telefónica, para carteras conservadoras.
En las más riesgosas, Di Santo incluyó títulos públicos, como el Bonar V y el Bogar 2018. También las acciones de Tenaris, Petrobras Brasil, Banco Macro, Grupo Financiero Galicia y Pampa Energía. En esta cartera sumó los ETF (Exchange Traded Funds), índices que replican la evolución de otras cotizaciones, en este caso de la plata, de empresas productoras de gas natural, constructoras y tecnológicas.
En tanto, en Financial Design International (FDI), su presidente, Mariano Sardans, recomendó a un inversor tradicional enfocarse en combinaciones de depósitos a plazo fijo en pesos y dólares.
Es así como el panorama financiero y las sugerencias de los analistas que asesoran a particulares y empresas muestran una mayor participación de la moneda local en las carteras de inversión. Algo impensado en épocas pre-electorales.
Fuente:
Verónica Dalto
© iProfesional.com

Después del ruido que generaron los concursos preventivos de las cadenas de electrodomésticos Bonesi y Otero y los problemas financieros de Bazar Avenida, el volumen negociado de los fideicomisos se está recomponiendo, de la mano de la mayor liquidez que está teniendo el mercado de capitales.

Pero el rendimiento es aún más bajo que antes. Un fideicomiso rendía un 21,5% promedio al inicio del año y hoy corta por debajo del 15 por ciento. Aunque se trata de uno de los productos más atractivos para los inversores minoristas, los operadores no los recomiendan demasiado.

Carteras de inversión sugeridas por analistas

El analista de Maxinver Consultores, Julián Siri, explicó que para un inversor que desea acotar riesgos, con una visión de mediano plazo, es decir, mediados de 2010, se recomienda una cartera que cuente con dos tercios de activos en pesos y un tercio en dólares.

“Para los primeros recomendamos el Bonar V en pesos y el PRE9. En tanto, para los de dólar, nuestra recomendación pasa por el Boden 2015, con buen retorno potencial, y el Discount en dólares, bono que ha quedado rezagado respecto a su contraparte en pesos y al resto de la curva denominada en dólares”, dijo Siri.

Por su parte, el analista de Invertironline.com, Rodrigo Conde, sugirió para carteras de plazos superiores a seis meses una combinación de acciones y cheques de pago diferido, según el perfil de riesgo del inversor.

Para los más conservadores, Conde dijo que conviene apostar a los papeles de Cresud, Minetti, Siderar y Aluar. Respecto de las dos últimas explicó que “deberían repuntar bastante porque no tienen deuda financiera”. Para un inversor más agresivo, se concentraría en Tenaris y Petrobras porque “se estima que siga creciendo el valor del petróleo y, si no es así, la demanda”.

En Puente Hermanos, el operador Juan Ignacio Di Santo, sugirió combinar los cheques de pago diferido con obligaciones negociables de empresas multinacionales, como Petrobras Brasil, Quilmes, Loma Negra y Telefónica, para carteras conservadoras.

En las más riesgosas, Di Santo incluyó títulos públicos, como el Bonar V y el Bogar 2018. También las acciones de Tenaris, Petrobras Brasil, Banco Macro, Grupo Financiero Galicia y Pampa Energía. En esta cartera sumó los ETF (Exchange Traded Funds), índices que replican la evolución de otras cotizaciones, en este caso de la plata, de empresas productoras de gas natural, constructoras y tecnológicas.

En tanto, en Financial Design International (FDI), su presidente, Mariano Sardans, recomendó a un inversor tradicional enfocarse en combinaciones de depósitos a plazo fijo en pesos y dólares.

Es así como el panorama financiero y las sugerencias de los analistas que asesoran a particulares y empresas muestran una mayor participación de la moneda local en las carteras de inversión. Algo impensado en épocas pre-electorales.

Fuente:

Verónica Dalto

© iProfesional.com

Comentarios

comentarios

Publicado en Cheques,Créditos,General,Información | Sin Comentarios

Deja un Comentario

Por favor, respeta a los demás usuarios. Tu email no se publicará.