Prestamos con cheques

¿Cuáles son los bonos que más apetito despiertan entre los inversores?

El “barrilete de los títulos” aún tiene viento de cola para seguir subiendo. Así lo aseguran analistas de la city porteña. Consideran que mantienen intactas sus condiciones para seguir con su escalada alcista, más allá de rendimientos que llegaron al 184% en el año. Cuáles son los 10 más negociados.
El 2010 quedará en la memoria de los mercados como el de la gran revancha de los bonos argentinos.
No es para menos. Entre enero y noviembre sus precios se incrementaron, en promedio, un 34 por ciento.
En tal sentido, los más rendidores han sido los denominados largos emitidos en pesos, que ganaron el 58%, seguidos por los cortos en la misma moneda, que avanzaron un 32 por ciento.
En cuanto a los emitidos en dólares, lo de mayor plazo repuntaron un 25% y los cortos el 12 por ciento.
Sin duda que los grandes ganadores del año son los cupones atados al PBI, en su versión en pesos (185%), seguidos por los denominados en dólares, que avanzaron un 120 por ciento.
Un escalón más abajo se ubican el Par en pesos y el Cuasipar, con el 86% y el 79%, respectivamente.
Desde Delphos Investment sostuvieron que “la combinación de sólidos fundamentos domésticos, tasas nulas en el mundo, crecimiento de países vecinos, soja en valores altísimos y expectativas de mayor moderación en el plano político han impulsado a bonos y acciones a precios inimaginables apenas meses atrás”.
Tan solo en octubre, el índice que representa a los títulos nacionales subió un 13,5%, según la consultora IdeaGlobal.
“Octubre fue un mes excepcional”, señaló Enrique Alvarez, analista de la firma, quien explicó que la avidez por los rendimientos ofrecidos justificaron gran parte del alza.
La contracara de estos avances fue la profunda caída registrada en los retornos de los títulos, ya que a fines del año pasado el rendimiento medio era del orden del 14%, (con máximos de 54% en el caso de los Bonar 2013). En la actualidad se redujo a poco más del 10%, con una también marcada reducción del máximo, que ahora es del 30% para el mismo papel.
Asimismo, la marcha de los bonos soberanos le permitieron al riesgo país argentino, medido por la banca de inversión JP Morgan, reacomodarse a la baja hasta la zona de los 506 puntos básicos.
¿Cuáles son los más demandados?
Las preferencias de los inversores pasan, en estos días, por el Boden 2015, que según las últimas estadísticas disponibles -que corresponden a septiembre de este año- concentra el 22,9% del mercado.
Le sigue de lejos el Cupón atado al PBI en pesos, con el 11,5% del monto negociado y el Bogar 2018, que representa el 7 por ciento.
Entre estos tres títulos aglutinan el 41% del total, de modo tal que sólo unos pocos papeles se llevan las preferencias de los inversores. Si se les suma el Boden 2012, entre los cuatro casi alcanzan la mitad del volumen negociado.
Si se extiende la lista a los diez primeros, se llega al 75% del total. repartiéndose el resto en otros 59 títulos.
Los bancos que más operan en el mercado
La comercialización de los bonos puede realizarse a través de un agente de bolsa o de una entidad bancaria.
En este caso, los lugares de privilegio los ocupan los bancos Mariva, HSBC y Standard que, en conjunto, negocian la cuarta parte de los valores. Un escalón más abajo se ubican Santander, MBA Lazard y el Deutsche.
Los bancos que más operan en el mercado
La comercialización de los bonos puede realizarse a través de un agente de bolsa o de una entidad bancaria.
En este caso, los lugares de privilegio los ocupan los bancos Mariva, HSBC y Standard que, en conjunto, negocian la cuarta parte de los valores. Un escalón más abajo se ubican Santander, MBA Lazard y el Deutsche.
Qué se puede esperar de ahora en más
Según los analistas consultados por iProfesional.com, de aquí en más es previsible que mantengan el ciclo ascendente aunque es probable que moderen sus subas por lo menos en el corto plazo, tras las fuertes ganancias acumuladas.
El programa de expansión monetaria implementado por la Reserva Federal (FED) fue sin dudas una buena noticia para los papeles argentinos, pues incrementó el interés de los inversores en adquirir activos de alto rendimiento.
Los mercados emergentes, incluyendo la Argentina, continúan siendo los principales receptores de la liquidez existente en el mundo, debido al contexto de tasas bajas a nivel global y los interesantes rendimientos que ofrecen los bonos soberanos de este tipo de países.
“Sin dudas que el marco de liquidez internacional ayuda a sostener las cotizaciones”, sostuvo Sabrina Corujo, analista de Portfolio Personal.
Eduardo Blasco, analista de Maxinver, expresó que el escenario externo de alta liquidez sigue aportando el mayor peso a favor de los activos de riesgo.
Corujo consideró que “en este tipo de inversión seguimos siendo optimismtas, más allá de alguna toma de ganancias que, de todos modos, sería selectiva”.
“En el mediano plazo es más probable que el inversor gane más por diferencias de tasas que por ajuste de capital, como ocurrió a lo largo de este año”, agregó la analista.
“Hoy tenemos un espacio mucho menor que hace cuatro o cinco meses, cuando los spreads superaban los 700 puntos básicos”, sostuvo Corujo.
“En tal sentido, siguen siendo atractivos el Boden 2015 o el Global 2017, que ajustan por tasa de interés, o el Bogar 2018″.
“El escenario positivo se podría potenciar aún más se si concreta algún hecho adicional favorable como algún tipo de acuerdo con el Club de París, por ejemplo”, concluyó Corujo.
Desde Puente identifican cuatro tipos de negocios:
Tramo corto de la curva en dólares. Incluye bonos de corto plazo, con alto rendimiento relativo frente a sus pares América Latina. Juegan a su favor la garantía de pago de los vencimientos a lo largo del 2011 con reservas internacionales y una escasa a nula probabilidad de default en un año electoral.
Tramo medio de la curva en dólares. Su principal característica es que están desarbitrados con respecto a la curva de rendimientos en esa moneda, por lo que debería ajustarse en la medida en que Argentina mantenga su atractivo a nivel de retornos. Presentan elevados cupones y un alto rendimiento relativo.
Instrumentos basados en el crecimiento de la economía. Su atractivo pasa por la expectativa de fuerte crecimiento económico de Argentina en 2010 (8%) y en 2011 (5%), lo que habilitaría los pagos en 2011 y 2012.
Tramo medio de la curva en pesos, que ajustan por tasa de interés. Presentan un cupón elevado con expectativas de subas de tasas a mediano plazo, en un entorno de tipo de cambio estable.
Estos brindan una buena cobertura frente a la inflación esperada por analistas privados. Es una opción válida frente a los plazos fijos en pesos.
Para Martina Gallardo, Jefe de Research de Arpenta, “en general las perspectivas para los bonos siguen siendo buenas”.
“Si bien subieron bastante, aún tienen un margen para seguir haciéndolo. De hecho, me parece que hoy necesitan descansar, para después volver a subir”, agregó Gallardo.
“Para entrar hoy en el mercado, me parecen recomendables los títulos más largos, como el Bonar 17, el Discount y el PRO 13″, concluyó la analista de Arpenta.
Dionisio Corneille, director de Corneille Sociedad de Bolsa, destacó que en este momento existe cierta tranquilidad en el mercado.
“Los bonos a más largo plazo y los ajustados por CER son los que mejores perspectivas de suba tienen”, consideró Corneille.
Respecto a estos últimos, el experto aseguró que “muchos inversores seguirán de cerca los dichos del Gobierno sobre la inflación porque, desde luego, un acercamiento a las cifras que sostienen analistas privados favorecería sus inversiones”.
Un reciente informe de Delphos Investment consignaba que “con vistas al largo plazo, las unidades ligadas al producto mantienen un potencial considerable”.
“Estimando un crecimiento de 8,5% en 2010, de 5% en 2011 y de 3,5% desde 2012 en adelante y proyectando apreciación real para los próximos 3 años y tipo de cambio real bilateral constante a posteriori, los precios teóricos se ubicarían en u$s 28,0 (104% más que en la actualidad) y $ 24,2 (88% más) respectivamente”.
“Bajo esos supuestos, el cupón en dólares terminaría de pagar los 48 dólares en diciembre de 2017, mientras que el denominado en pesos llegaría a los $48 en diciembre de 2015. En síntesis, todavía hoy los cupones se negocian bajo supuestos pesimistas sobre la economía local”, concluyó el informe firmado por Leonardo Chialva.
Para Juan Pablo Vera, Jefe de Análisis Financiero de Tavelli & Cía, “los títulos públicos que presentan mayor atractivo son los nominados en pesos ajustados por CER o Badlar, básicamente por un contexto de dólar ‘cuasi-fijo” y crecimiento del PBI”.
“Entre los títulos que se pueden mencionar, los más recomendables son el PRO13, el Discount y el Bogar 18″, agregó Vera.
“En cuanto a los títulos en dólares, éstos ya tuvieron una fuerte suba. Pero el nivel de rendimiento va a ir reduciéndose en un marco de dólar estable en el que tomar posición en esa moneda se torna desalentador para todos los inversores”, concluyó el analista.

El “barrilete de los títulos” aún tiene viento de cola para seguir subiendo. Así lo aseguran analistas de la city porteña. Consideran que mantienen intactas sus condiciones para seguir con su escalada alcista, más allá de rendimientos que llegaron al 184% en el año. Cuáles son los 10 más negociados.

El 2010 quedará en la memoria de los mercados como el de la gran revancha de los bonos argentinos.

No es para menos. Entre enero y noviembre sus precios se incrementaron, en promedio, un 34 por ciento.

En tal sentido, los más rendidores han sido los denominados largos emitidos en pesos, que ganaron el 58%, seguidos por los cortos en la misma moneda, que avanzaron un 32 por ciento.

En cuanto a los emitidos en dólares, lo de mayor plazo repuntaron un 25% y los cortos el 12 por ciento.

Sin duda que los grandes ganadores del año son los cupones atados al PBI, en su versión en pesos (185%), seguidos por los denominados en dólares, que avanzaron un 120 por ciento.

Un escalón más abajo se ubican el Par en pesos y el Cuasipar, con el 86% y el 79%, respectivamente.

001

Desde Delphos Investment sostuvieron que “la combinación de sólidos fundamentos domésticos, tasas nulas en el mundo, crecimiento de países vecinos, soja en valores altísimos y expectativas de mayor moderación en el plano político han impulsado a bonos y acciones a precios inimaginables apenas meses atrás”.

Tan solo en octubre, el índice que representa a los títulos nacionales subió un 13,5%, según la consultora IdeaGlobal.

“Octubre fue un mes excepcional”, señaló Enrique Alvarez, analista de la firma, quien explicó que la avidez por los rendimientos ofrecidos justificaron gran parte del alza.

La contracara de estos avances fue la profunda caída registrada en los retornos de los títulos, ya que a fines del año pasado el rendimiento medio era del orden del 14%, (con máximos de 54% en el caso de los Bonar 2013). En la actualidad se redujo a poco más del 10%, con una también marcada reducción del máximo, que ahora es del 30% para el mismo papel.

Asimismo, la marcha de los bonos soberanos le permitieron al riesgo país argentino, medido por la banca de inversión JP Morgan, reacomodarse a la baja hasta la zona de los 506 puntos básicos.

¿Cuáles son los más demandados?

Las preferencias de los inversores pasan, en estos días, por el Boden 2015, que según las últimas estadísticas disponibles -que corresponden a septiembre de este año- concentra el 22,9% del mercado.

002

Le sigue de lejos el Cupón atado al PBI en pesos, con el 11,5% del monto negociado y el Bogar 2018, que representa el 7 por ciento.

Entre estos tres títulos aglutinan el 41% del total, de modo tal que sólo unos pocos papeles se llevan las preferencias de los inversores. Si se les suma el Boden 2012, entre los cuatro casi alcanzan la mitad del volumen negociado.

Si se extiende la lista a los diez primeros, se llega al 75% del total. repartiéndose el resto en otros 59 títulos.

003

Los bancos que más operan en el mercado

La comercialización de los bonos puede realizarse a través de un agente de bolsa o de una entidad bancaria.

En este caso, los lugares de privilegio los ocupan los bancos Mariva, HSBC y Standard que, en conjunto, negocian la cuarta parte de los valores. Un escalón más abajo se ubican Santander, MBA Lazard y el Deutsche.

004

Los bancos que más operan en el mercado

La comercialización de los bonos puede realizarse a través de un agente de bolsa o de una entidad bancaria.

En este caso, los lugares de privilegio los ocupan los bancos Mariva, HSBC y Standard que, en conjunto, negocian la cuarta parte de los valores. Un escalón más abajo se ubican Santander, MBA Lazard y el Deutsche.

Qué se puede esperar de ahora en más

Según los analistas consultados por iProfesional.com, de aquí en más es previsible que mantengan el ciclo ascendente aunque es probable que moderen sus subas por lo menos en el corto plazo, tras las fuertes ganancias acumuladas.

El programa de expansión monetaria implementado por la Reserva Federal (FED) fue sin dudas una buena noticia para los papeles argentinos, pues incrementó el interés de los inversores en adquirir activos de alto rendimiento.

Los mercados emergentes, incluyendo la Argentina, continúan siendo los principales receptores de la liquidez existente en el mundo, debido al contexto de tasas bajas a nivel global y los interesantes rendimientos que ofrecen los bonos soberanos de este tipo de países.

“Sin dudas que el marco de liquidez internacional ayuda a sostener las cotizaciones”, sostuvo Sabrina Corujo, analista de Portfolio Personal.

Eduardo Blasco, analista de Maxinver, expresó que el escenario externo de alta liquidez sigue aportando el mayor peso a favor de los activos de riesgo.

Corujo consideró que “en este tipo de inversión seguimos siendo optimismtas, más allá de alguna toma de ganancias que, de todos modos, sería selectiva”.

“En el mediano plazo es más probable que el inversor gane más por diferencias de tasas que por ajuste de capital, como ocurrió a lo largo de este año”, agregó la analista.

“Hoy tenemos un espacio mucho menor que hace cuatro o cinco meses, cuando los spreads superaban los 700 puntos básicos”, sostuvo Corujo.

“En tal sentido, siguen siendo atractivos el Boden 2015 o el Global 2017, que ajustan por tasa de interés, o el Bogar 2018″.

“El escenario positivo se podría potenciar aún más se si concreta algún hecho adicional favorable como algún tipo de acuerdo con el Club de París, por ejemplo”, concluyó Corujo.

Desde Puente identifican cuatro tipos de negocios:

Tramo corto de la curva en dólares. Incluye bonos de corto plazo, con alto rendimiento relativo frente a sus pares América Latina. Juegan a su favor la garantía de pago de los vencimientos a lo largo del 2011 con reservas internacionales y una escasa a nula probabilidad de default en un año electoral.

Tramo medio de la curva en dólares. Su principal característica es que están desarbitrados con respecto a la curva de rendimientos en esa moneda, por lo que debería ajustarse en la medida en que Argentina mantenga su atractivo a nivel de retornos. Presentan elevados cupones y un alto rendimiento relativo.

Instrumentos basados en el crecimiento de la economía. Su atractivo pasa por la expectativa de fuerte crecimiento económico de Argentina en 2010 (8%) y en 2011 (5%), lo que habilitaría los pagos en 2011 y 2012.

Tramo medio de la curva en pesos, que ajustan por tasa de interés. Presentan un cupón elevado con expectativas de subas de tasas a mediano plazo, en un entorno de tipo de cambio estable.

Estos brindan una buena cobertura frente a la inflación esperada por analistas privados. Es una opción válida frente a los plazos fijos en pesos.

Para Martina Gallardo, Jefe de Research de Arpenta, “en general las perspectivas para los bonos siguen siendo buenas”.

“Si bien subieron bastante, aún tienen un margen para seguir haciéndolo. De hecho, me parece que hoy necesitan descansar, para después volver a subir”, agregó Gallardo.

“Para entrar hoy en el mercado, me parecen recomendables los títulos más largos, como el Bonar 17, el Discount y el PRO 13″, concluyó la analista de Arpenta.

Dionisio Corneille, director de Corneille Sociedad de Bolsa, destacó que en este momento existe cierta tranquilidad en el mercado.

“Los bonos a más largo plazo y los ajustados por CER son los que mejores perspectivas de suba tienen”, consideró Corneille.

Respecto a estos últimos, el experto aseguró que “muchos inversores seguirán de cerca los dichos del Gobierno sobre la inflación porque, desde luego, un acercamiento a las cifras que sostienen analistas privados favorecería sus inversiones”.

Un reciente informe de Delphos Investment consignaba que “con vistas al largo plazo, las unidades ligadas al producto mantienen un potencial considerable”.

“Estimando un crecimiento de 8,5% en 2010, de 5% en 2011 y de 3,5% desde 2012 en adelante y proyectando apreciación real para los próximos 3 años y tipo de cambio real bilateral constante a posteriori, los precios teóricos se ubicarían en u$s 28,0 (104% más que en la actualidad) y $ 24,2 (88% más) respectivamente”.

“Bajo esos supuestos, el cupón en dólares terminaría de pagar los 48 dólares en diciembre de 2017, mientras que el denominado en pesos llegaría a los $48 en diciembre de 2015. En síntesis, todavía hoy los cupones se negocian bajo supuestos pesimistas sobre la economía local”, concluyó el informe firmado por Leonardo Chialva.

Para Juan Pablo Vera, Jefe de Análisis Financiero de Tavelli & Cía, “los títulos públicos que presentan mayor atractivo son los nominados en pesos ajustados por CER o Badlar, básicamente por un contexto de dólar ‘cuasi-fijo” y crecimiento del PBI”.

“Entre los títulos que se pueden mencionar, los más recomendables son el PRO13, el Discount y el Bogar 18″, agregó Vera.

“En cuanto a los títulos en dólares, éstos ya tuvieron una fuerte suba. Pero el nivel de rendimiento va a ir reduciéndose en un marco de dólar estable en el que tomar posición en esa moneda se torna desalentador para todos los inversores”, concluyó el analista.

Fuente: iprofesional.com

Comentarios

comentarios

Publicado en General,Información,Noticias | Sin Comentarios

Deja un Comentario

Por favor, respeta a los demás usuarios. Tu email no se publicará.