Prestamos con cheques

Con la mira puesta en las empresas que compran dólares, la AFIP cambió la declaración en Ganancias

El fisco oficializó los nuevos requisitos y pasos a seguir para cumplir con las presentaciones que vencen en apenas un mes. Se pedirá un detalle más amplio sobre las inversiones, los gastos y el destino de las divisas. También se deberán presentar los estados contables en archivo digital.

“Las compañías deberán precisar qué hacen con los dólares que compran”. Con estas palabras, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, adelantaba la puesta en marcha de la nueva declaración jurada anual en el Impuesto a las Ganancias para las empresas.

El flamante mecanismo a seguir por las personas jurídicas fue dado a conocer a través de la resolución 3077, publicada en el Boletín Oficial. Para acceder al texto completo de la renovada reglamentación haga clic aquí.

En primer término, de acuerdo con la referida norma, la AFIP lanza un nuevo software que deberá ser utilizado para confeccionar las presentaciones de las sociedades que refieran a “los ejercicios comerciales cerrados a partir del 31 de diciembre pasado, inclusive”.

Esto quiere decir, que el nuevo aplicativo -que puede descargarse haciendo clic aquí- será de uso obligatorio para confeccionar las declaraciones que comienzan a vencer en apenas un mes. En líneas generales, el marco recientemente oficializado exige a las empresas un detalle más amplio sobre las inversiones, los gastos y el destino de las divisas adquiridas.

“La nueva declaración nos permitirá tener una lectura más certera de la situación de las compañías”, advirtió Echegaray al adelantar el lanzamiento de la nueva declaración jurada para sociedades.

La lupa sobre los dólares, gastos e inversiones
Con respecto a la información a suministrar ante la AFIP, la resolución 3077 generaliza la obligación de presentar los estados contables en archivo digital.

Más precisamente, las compañías deberán suministrar al fisco, mediante transferencia electrónica de datos, “la memoria, los estados contables y el informe de auditoría del período fiscal correspondiente en formato pdf”.

También se les exige una declaración jurada informativa adicional que contenga, entre otros, los datos sobre:

Las inversiones realizadas.

Los gastos afrontados.

El portfolio societario.

La compra de dólares y su destino.

En relación a los gastos afrontados, puntualmente se pide que declaren, entre otros, los montos vinculados con:

Servicios públicos.

Seguros.

Gastos de combustible.

Propaganda, publicidad y merchandising.

Viáticos, refrigerio y transporte.

Gastos médicos.

Sistema de seguridad y transporte de caudales.

Alquiler de inmuebles y/o autos afectados a directivos del exterior que se desempeñan en el país.

Diferencias de valuación.

Ajustes de precio realizados por la Aduana.

Cargas fiscales no deducibles.

Deducción por venta forzosa de hacienda.

Gastos de representación.

El estricto pedido fue justificado por Echegaray: “Durante el 2010, analizamos las declaraciones juradas en Ganancias y observamos que las empresas dedujeron más de $452.000 millones en conceptos no identificados, lo que representa el 30% de las ventas totales declaradas en el período 2009″.

“Esta nueva herramienta nos permitirá verificar la consistencia entre la operatoria comercial, los flujos financieros y la situación fiscal de los contribuyentes”, afirmó el funcionario.

“De esta manera, buscamos que el crecimiento de la economía se vea reflejado en los impuestos que deben pagar las empresas”, advirtió.

En lo que refiere al destino de los dólares adquiridos por las empresas, la AFIP obliga a desagregarlo en las siguientes nuevas opciones:

Importaciones/exportaciones,

Capital,

Pagos,

Cheques de viajero,

Servicios,

Alquileres,

Pagos de financiaciones locales,

Comisiones,

Tenencia,

Derechos de autor,

Transferencia de negociaciones,

Devoluciones,

Fletes y pasajes,

Inversiones,

Pagos,

Patentes y marcas,

Prestamos,

Seguros,

Regalias,

Turismo o rentas.

En lo que refiere a los datos vinculados con las divisas, Echegaray destacó que si “bien las compañías tienen permitido por ley comprar dólares, en concepto de atesoramiento, el fisco nacional quiere saber qué es lo que realmente hacen con los dólares que compran”.

Ante los cambios, Nicolás Yasi, consultor tributario y miembro del estudio Alejandro Gonzalez Escudero y Asociados, explicó que las “innovaciones apuntan a recolectar mayores datos para el control fiscal de los contribuyentes”.

“Algunos de ellos en consonancia con las nuevas medidas que ha venido dictando, últimamente y en forma apresurada, la Unidad de Información Financiera (UIF)”, precisó Yasi.

En igual sentido, Marcelo Domínguez, coordinador de la Comisión Tributaria de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce), sostuvo que “las modificaciones introducidas permitirán a la AFIP efectuar cruces sistemáticos entre la información que surge del balance comercial, y los datos que el organismo de recaudación obtiene de terceros”.

“Tal como ocurre en la actualidad, las inconsistencias que surjan de esos cruces sistemáticos, darán lugar a operativos de investigación y de fiscalización”, advirtió el experto.

Asimismo, Domínguez destacó un problema que no es menor: “Si bien se reconoce la utilidad fiscal del nuevo programa aplicativo, el aspecto que preocupa a los profesionales es que el mismo se conozca recién a mediados de abril de 2011, y que sea de aplicación para los vencimientos que operan el mes próximo”.

“Es decir, si el nuevo software se da a conocer con menos de un mes de anticipación al vencimiento previsto para las declaraciones juradas, resultará muy dificultoso para los profesionales cumplir con el detalle exigido en el mismo, básicamente en lo relacionado a la carga del detalle para los rubros del estado de resultados referidos al costo total y a otros egresos”, puntualizó el experto. 

Por otra parte, Carlos Fernández, Gerente de Impuestos de Crowe Horwath, destacó que “el objetivo primario de esta nueva disposición es dotar a la administración de mayores elementos de control sobre el contenido de las declaraciones juradas presentadas por los contribuyentes, con el propósito de evaluar con mayor precisión su razonabilidad y exactitud”.

Comentarios

comentarios

Publicado en General,Información,Noticias | Sin Comentarios

Deja un Comentario

Por favor, respeta a los demás usuarios. Tu email no se publicará.