Fideicomisos y bonos en pesos

Fideicomisos y bonos en pesos

Luego de la fuerte caída que presentaron los títulos públicos tras el episodio griego, con el curso de los meses subsiguientes algunos de los activos lentamente (si bien con idas y venidas) comenzaron a acercarse a sus niveles precrisis. Todo iba bien hasta que apareció el capítulo italiano. Otra vez repliegue y a esperar que haga piso nuevamente.

Del Norte no cabe esperar otra cosa que la continuación de la volatilidad, con epicentro en Europa pero nutriéndose también desde EE.UU., ante la proximidad de la fecha límite para un acuerdo sobre los ajustes a largo plazo entre demócratas y republicanos, el cual asoma como muy complicado.

El panorama en Europa sigue siendo desolador. En la última licitación, los rendimientos de los bonos soberanos italianos bajaron otro escalón, a tal punto que la tasa a 10 años se ubica ya en 7,34%.

Los bonos argentinos no pueden desprenderse del clima exterior y vienen operando con debilidad, ante la mayor aversión al riesgo global y ante los propios ruidos locales. La curva corta y media en dólares se viene mostrando bastante ofrecida, según algunos por las ventas de compañías aseguradoras locales que deberán repatriar sus inversiones por el mercado de cambios local, y tienen que liquidar sus posiciones en títulos públicos. Pareciera que daría una oportunidad de compra.

De acuerdo con Noelia Lucini, analista y administradora de portafolios de inversión de la firma Capital Markets, parece razonable aprovechar la tasa implícita de rendimiento (cercana al 30% anual) que ofrecen los títulos que ajustan por Badlar, que por otra parte aportan menor volatilidad que muchos de sus otros pares. También parece potable, según la experta, diversificar la cartera con algunos fideicomisos financieros (FF) en pesos con esa misma cláusula de ajuste, en particular algunos que rinden 27% y son de plazos bien cortos.

En cuanto a los activos en dólares, la experta recomienda no pasar del Boden 2015 o el Bonar X (sus siglas bursátiles son RO15 y AA17). Los bonos más largos estarán muy impregnados de volatilidad.

El Gobierno acaba de confirmar estos días el pago del cupón PBI correspondiente al año 2011 y que se hará efectivo dentro de un año (en diciembre 2012). Si el año que viene, tan solo por arrastre estadístico, la Argentina presenta un crecimiento aunque más no sea la mitad del de este año, entre los pagos de 2011, 2012 y 2013 el inversor habrá recuperado casi el 80% de su inversión. Sólo hay que tener estómago para soportar su volatilidad.

Publicado en General,Información | Sin Comentarios

Dado el cerco al dólar, ahora se impone el pago de cuotas en pesos en el mercado inmobiliario

Tres semanas después de haberse puesto en vigencia los controles para la compra de dólares, el mercado inmobiliario evidencia una serie de cambios que ratifican que la medida está lejos de haber pasado desapercibida.

El cimbronazo se hizo sentir con fuerza en el sector. En los primeros días se registró un estado de virtual parálisis. Luego, los desarrolladores tuvieron que salir obligadamente a “poner el pecho a las balas” y a implementar cambios en sus estrategias de venta.

Como parte de esto último, el dato más notorio -y al que hacen referencia la mayoría de los actores consultados por iProfesional.com- ha sido el de reposicionar al peso argentino como forma de pago en el mercado inmobiliario.

Para el caso de las obras desde boca de pozo, “varios emprendimientos se están proyectando con cuotas en pesos, indexadas según el índice de la CAC (Costo Argentino de la Construcción)”, señala Luis Ramos, presidente de LJ Ramos.

“Lo que se está viendo para los nuevos desarrollos es una especie de migración de los valores fijos en dólares a los fidecomisos al costo en pesos”, afirma Maximiliano Bravo, gerente de Tizado Propiedades.

De este modo, lo que se hace, es darles la oportunidad a muchos inversores de sumarse a un proyecto utilizando la misma moneda en la que recibe sus ingresos aunque, por otro lado, se le transfiere la inflación que se acumula mes a mes.

También los actores del sector dan cuenta de otra alternativa combinada.

“Ahora se está optando por la cancelación en dólares del terreno y, para el desarrollo, se aceptan cuotas en pesos, que se van actualizando. Antes de las medidas cambiarias, lo normal era todo en billete verde”, apunta a iProfesional.com Jorge González, presidente de la desarrolladora Baresa.

La expansión de esta alternativa, remarca Bravo a a este medio, comenzó a verse a partir de la segunda semana de haberse instalado los controles.

“En los primeros días se dio un freno muy fuerte. El mercado se aquietó mucho, producto de la incertidumbre. Luego comenzamos a pactar acuerdos bajo la forma de fideicomisos al costo ajustables en pesos”, afirma el gerente de Tizado.

Un ejemplo concreto de esta tendencia es el caso del Grupo Monarca, una compañía con operaciones en la zona norte del conurbano, y que hace pocos días presentó un nuevo sistema de pago, que incluye la posibilidad de adquirir inmuebles -en etapas de ejecución- en cuotas pagaderas en pesos, según dólar oficial.

“Vimos una oportunidad, ya que el mercado se negaba a vender en moneda local. Y como nosotros no estábamos endeudados pudimos pesificar”, explica Mariano Galeazza, CEO de Winterra, una empresa de Monarca.

El empresario agrega que “es una medida que se mantendrá a corto plazo, si bien luego se irá viendo cómo evoluciona el sector”.

Al parecer, la iniciativa rindió sus frutos: en los últimos 15 días, la compañía pasó de recibir muy pocas consultas a tener más de 200 llamados por fin de semana.

Sin embargo, en el caso de aquellos que no deseen desembolsar sus dólares -o no los puedan adquirir-, esta “aventura” de comprar propiedades en pesos desde el nacimiento de la obra no es gratuita.

Se debe a que la indexación de las cuotas, según el citado índice sectorial de la CAC implica -de hecho- un aumento de las mismas casi a tono con la inflación.

Por caso, en los últimos 12 meses, dicho índice ha experimentado un incremento del 26% en un año.

A 12 meses vista, en el comparativo entre quien cuenta con dólares versus aquel que dispone de pesos:

Se espera que el índice CAC -utilizado para indexar las cuotas- ronde el 22%.

Por el lado del billete verde, la suba esperada es de un 14% anual.
De modo tal que optar por no pagar en billetes verdes implica un costo adicional cercano al 8% en pesos, a ese horizonte de plazo.

¿Compraventa en pesos?
La segunda consecuencia de las medidas sobre la divisa estadounidense tiene relación con la compraventa de unidades ya construidas.

Para este caso, José Rozados, CEO de Reporte Inmobiliario, expresa a iProfesional.com que “se están registrando operaciones en las que se combinan pagos en pesos y en dólares”.

“Si bien es cierto que no es una generalidad, también es verdad que en los últimos días esta modalidad fue cobrando más impulso. El que vende quiere dólares pero, ante las complicaciones, está más predispuesto a negociar una parte en pesos”, aseveró.

Diego Migliorisi, socio gerente de Migliorisi Propiedades, destaca que “hay propietarios que empezaron a aceptar pesos, si bien la venta masiva tiene al dólar como protagonista”.

“De mantenerse las medidas oficiales, entonces es muy probable que más operaciones se vuelquen a esta modalidad de divisas combinadas o que, directamente, se cierren en pesos en su totalidad”, asegura.

Migliorisi añade: “La moneda local hace unos meses prácticamente no era considerada. Ahora, lo reconozcan o no, es menos común que alguien la rechace como forma de pago. Hay que ver qué sucede con el correr de las semanas”.

¿Se puede hablar de una tendencia definitiva? Para Fabián Lusarreta, director del emprendimiento “AlRío”, emplazado en Vicente López, “aún es prematuro”.

“El propietario tiende a vender en dólares. Porque siente que pierde valor al concretar la venta en pesos”, argumenta.

Fideicomisos en pesos, el “gran beneficiado”
Las voces consultadas coincidieron en afirmar que los fideicomiso al costo en pesos son los “grandes beneficiados” por el cepo cambiario.

“Los clientes ven que tienen la posibilidad de pagar sólo un 30 o 40% del valor del inmueble en dólares y el resto en pesos y eso los entusiasma a ingresar a un proyecto. También razonan que pueden cancelar parte en moneda local y el día de mañana vender la unidad en divisas estadounidenses”, indican desde Tizado.

“La posibilidad de pagar en billetes verdes sólo el proporcional del terreno se ha transformado en un aliciente para invertir”, añaden.

González, de Baresa, manifiesta que a través de los fideicomisos en pesos, en cuotas ajustables, “se coloca el impacto de la inflación siempre del lado del que está adquiriendo el inmueble”.

¿Qué cambios trae este nuevo escenario a quienes son los encargados de ejecutar las obras?

“El desarrollador necesita pagar en pesos todos los insumos a la empresa constructora. Se está saliendo del precio fijo en dólares. Quien compra paga cuotas en moneda local, por lo general atadas a la variación de algún índice, como el que establece la Cámara de la Construcción”, detalla.

Desde AlRío, también Lusarreta reconoce que comenzó a aceptar pesos, ante el temor que le genera que la falta de dólares termine frenando la comercialización de los proyectos en marcha y afectando el financiamiento de quienes pusieron el dinero para el emprendimiento.

“Accedimos a cobrar en pesos porque hacerlo en dólares es muy difícil. Hay muchas operaciones que se firmaron en esa divisa y se terminaron cubriendo en moneda local. Tomamos esa diferencia al valor del dólar oficial”, dice.

Desde Reporte Inmobiliario, Rozados señala que los cambios que se están dando en el segmento del desarrollo de inmuebles eran los previsibles debido a las características del control impuesto por el Estado.

“Fideicomisos y emprendimientos al costo, se sabía, terminarían siendo los más beneficiados. ¿Por qué? Porque tienen todos los gastos en pesos y ajustan las cuotas en base a los incrementos de la construcción. Así, pueden funcionar bastante desligados del movimiento del dólar”, asegura.

“El cambio se hace palpable, precisamente, en esta decisión de hacer ver fuerte al peso. El que está construyendo se beneficia. El problema, en todo caso, lo tiene quien vende en dólares, porque la divisa escasea. Igualmente, es un momento de transición. Los verdaderos efectos de la medida recién los conoceremos en los primeros meses del año próximo”, sostiene Rozados.

Cuotas que se adelantan
Por fuera de la leve supremacía que parece ostentar el fideicomiso al costo respecto de su alternativa a precio fijo, otra tendencia que observan los expertos es el apuro que muestran los clientes para adelantar cuotas de los emprendimientos en desarrollo.

Para muchos, este movimiento no hace más que explicitar la incertidumbre que rodea a los inversores, quienes temen que la inflación pemanezca en altos niveles.

“Son muchos los que adelantaron cuotas, es cierto. Los clientes lo hacen en tanto desconocen cómo seguirá esta historia más allá de la decisión de la AFIP. No saben qué sucederá con la inflación o el precio del dólar. Entonces, prefieren anticiparse para sacar una leve ventaja”, comenta González, de Baresa.

Para Rozados, de Reporte Inmobiliario, la decisión de los compradores “tiene un marcado rasgo de anticipación a la suba de precios”.

“Es evitar la actualización de las cuotas de los inmuebles, así de simple. Quien tiene dinero ahorrado no lo duda porque sabe que cancelar anticipadamente es la única manera de escaparle a un incremento de costos que será también fuerte en 2012″, puntualiza.

¿Y los departamentos ya terminados?
”El constructor puede pesificar sus costos porque los salarios e insumos los paga en pesos. Por ende, para no demorar la venta de las unidades, puede optar por recibir moneda nacional. Eso se fue expandiendo en el último tiempo. Incluso se ve en varios avisos clasificados publicados para propiedades en boca de pozo”, comenta Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

Para Danilo Antoniazzi, gerente institucional de la Cámara Empresarial de Desarrolladores Urbanos (CEDU), algunos aceptan pesos en las propiedades terminadas, pero bajo dos modalidades posibles:

1. Que quienes vendan suban los precios fijados en dólares para compensar el pasaje cambiario.

2. Que acepten tomarle al comprador una parte en pesos, pero sin aplicar un descuento al precio de venta fijado inicialmente, como se estila hoy en el mercado.

Golpeando las puertas de la AFIP
Para buena parte del mercado inmobiliario sigue vigente una cuestión fundamental.

Y es si el vendedor, en caso de haber accedido a recibir pesos, podrá luego reconvertirlos a divisa estadounidense.

Lo cierto es que la AFIP, si bien cuenta con una infinidad de datos de cada contribuyente para determinar la capacidad de compra de divisas, a veces recibe la información con un pequeño “delay”.

La compraventa de propiedades es, justamente, una de las operaciones que más se vieron afectadas en sus tiempos para la adquisición del billete verde, debido a que el comunicado de la transacción no llega de inmediato al fisco.

No obstante, ante esta situación, los especialistas recomiendan acudir a las delegaciones de la AFIP con la escritura de la propiedad para acreditar el traspaso.

De esta manera, quienes vendieron una vivienda y desean comprar dólares, ampliarán su capacidad de adquisición y recibirán el tan deseado “validado”.

Pero con una salvedad. Sólo por la cifra que dejaron plasmada en la transacción, que muchas veces suele ubicarse muy por debajo del acuerdo real.

Así las cosas, quien vende posiblemente quiera que esa brecha sea la menor posible, para ampliar su posibilidad de hacerse de más billetes verdes validados por el fisco, posición que puede no coincidir con la de la otra parte.

Y este último tema no sólo que no es menor sino que ya se perfila para ser objeto de fuertes controversias entre las puntas compradoras y vendedoras.

Publicado en Dolar,General | Sin Comentarios

Momento del dólar

Momento del dólar

En el Ministerio de Economía se vivieron las 48 horas de mayor tranquilidad en 15 días frente al tipo de cambio.

La información proveniente del mercado financiero mostró que las reservas del Banco Central (BCRA) se solidificaron por encima de los u$s46.000 millones, y comenzaron a recomponerse.

Según los datos oficiales, las medidas tomadas para obligar a diversos sectores a liquidar divisas dentro del país y la presión sobre algunos exportadores, comenzaron a rendir frutos, consigna el diario Ambito Financiero en su edición de hoy.

A esto se suma que empezaron a ingresar dólares provenientes de las ventas corrientes de sojeros y que se espera que para fin de mes empiece la venta de divisas por parte de las grandes empresas para poder liquidar salarios, aguinaldos y premios de fin de año.

Según los datos que manejaba Economía, entre el lunes y el martes se registraron ingresos de dólares por entre u$s700 y u$s800 millones.

De acuerdo a Ambito Financiero, el dinero provino, fundamentalmente, por la liquidación de algunas empresas mineras, obligadas por el Gobierno a hacerlo dentro del país.

La medida involucró también a las petroleras y a las aseguradoras, las que, según los datos del oficialismo, harían su aporte necesario entre esta semana y los próximos 10 días.

También se habría registrado la entrada al mercado financiero local de dólares provenientes de algunas exportaciones trabadas, como el maní, y otros envíos con problemas de permisos destinados hacia Brasil.

Según la visión de Economía, esos 700/ 800 millones sirvieron para revertir la tendencia de pérdida de reservas, sostener la cifra del BCRA en los 46.000 millones, y comenzar a reconstruir los ahorros en la entidad que maneja Mercedes Marcó del Pont.

Economía siguió también de cerca en los últimos días el funcionamiento del sistema de controles impuestos por el Gobierno a través de la AFIP, donde la fórmula observada es directamente la ausencia casi total de operaciones en el microcentro porteño.

Sólo se registran compras y ventas de divisas en las sucursales bancarias, y en la mayoría de los casos, con oferentes y demandantes que pactaron de antemano la operación.

Igualmente, no hay en los planes del oficialismo ningún tipo de flexibilización de las medidas impuestas hace ya tres semanas. Según las fuentes gubernamentales, las trabas continuarán al menos hasta marzo.

Recién hacia el comienzo del segundo trimestre de 2012 Economía podría revisar las exigencias para las compras de dólares.

Se supone que para esa época, el Gobierno podrá hacer un recuento de la situación en las reservas del BCRA; especulando incluso con que nuevamente la cifra supere los u$s48.000 o u$s49.000 millones, consigna el matutino.

Dependerá además la decisión final que se tome sobre el tipo de cambio, precio que no debería ir más allá de los $4,5 que tiene en mente el Gobierno para los primeros meses de 2012.

En el Gobierno se esperanzan también con que está a punto de frenarse la caída de depósitos en dólares, la que podría incluso comenzar a crecer a partir de la semana próxima cuando comiencen las liquidaciones de sojeros y las ventas de las compañías que deben colocar divisas para hacer frente a pagos de fin de año.

Publicado en Dolar,General | Sin Comentarios

La AFIP prepara norma para evitar pago extra de Ganancias en marzo

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dará a conocer en los próximos días una nueva reglamentación que establecerá que los empleados no deberán afrontar un pago extra en el Impuesto a las Ganancias durante marzo próximo.

De acuerdo a la información a la que pudo acceder iProfesional.com, el organismo a cargo de Ricardo Echegaray emitirá una nueva resolución general que potergará el ingreso del saldo de Ganancias correspondiente al año pasado y a este año.

De esta manera, se mantendrán las dos últimas subas del piso salarial a partir del cual los trabajadores comienzan a pagar el impuesto. Puntualmente, en julio de 2010 el piso salarial pasó de $4.015 a $4.818 netos mensuales para trabajadores solteros y de $5.554 a $6.662 para casados con dos hijos.

A este alivio del 20% se sumó una medida idéntica otorgada en abril pasado. Por lo tanto, el piso salarial vigente en Ganancias se ubica en $5.782 para solteros y $7.998 para casados con dos hijos.

La nueva prórroga debe ser implementada por el fisco nacional, debido a que el Proyecto de Presupuesto 2012 -que será aprobado antes de fin de año- no contempla delegación en el Ejecutivo de la facultad de aumentar las deducciones personales que reducen el impuesto a pagar.

De lo contrario, ante la falta de una nueva prórroga y la ausencia del sustento legal de las últimas subas del mínimo no imponible en Ganancias, otorgadas en dos tramos (julio de 2010 y abril pasado), los empleados se verían obligados a ingresar en marzo próximo -fecha del ajuste anual- la diferencia a favor del fisco por los montos no retenidos durante 2010 y 2011.

De acuerdo a la información a la que pudo acceder este medio, se evalúa lanzar una reglamentación similar a la resolución general 3008, publicada a principios de este año. De prosperar la iniciativa, la nueva norma establecería que “el ingreso del saldo resultante de la liquidación anual 2010 y 2011 se practicará junto a la liquidación anual 2012, en marzo de 2013″.

Evitar el pago extra
A fin de entender el problema, desde Tributum.com.ar, Mario Goldman Rota, explicó a este medio que “a diferencia de años anteriores, el proyecto del Presupuesto 2012, no prevé ninguna de las fórmulas anteriormente utilizadas para incrementar las deducciones en el Impuesto a las Ganancias”.

“En los últimos años, el propio poder Ejecutivo establecía la delegación de la facultad de subir tales deducciones, a los fines de evitar una ley ‘ ad hoc’ modificatoria del gravamen y poder hacerlo mediante un decreto”, puntualizó.

Al respecto, el consultor tributario, Alberto Romero, explicó “que si bien es cierto que nadie se opondría a la implementación de un alivio en Ganancias, el incremento podría ser aún mayorsi el Ejecutivo plantea su propuesta ante el Congreso”.

“De hecho, de acuerdo a la real evolución de la inflación, las últimas actualizaciones en Ganancias -otorgadas por el Ejecutivo en 2010 y 2011- deberían haber sido sensiblemente más altas”, destacó el experto.

Ante este escenario, Marcelo Domínguez, coordinador de la Comisión Tributaria de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce), consideró que “el Ejecutivo dará a conocer una nueva resolución general de la AFIP que postergue el ingreso de las diferencias”.

Postergar el aguinaldo
Asimismo, a través de una nueva prórroga, la AFIP desactiva los primeros casos de empleados de altos salarios que ya están reclamando ante sus empresas cobrar el aguinaldo en los primeros días de enero en lugar de hacerlo en diciembre.

De esta forma, buscan aplicar una suerte de mecanismo que les permita achicar la base imponible del Impuesto a las Ganancias 2011 que, para personas físicas con ingresos por salarios, se calcula considerando los sueldos percibidos en el año fiscal.

Así, pueden pasar el monto en cuestión al 2012, a la espera de que, finalmente, el alivio fiscal sea aprobado y logren, de esta forma, sentir en sus bolsillos un menor impacto del tributo.

Fuentes consultadas por iProfesional.com, que prefirieron reserva de identidad -dado lo sensible que resulta este tema- remarcaron que el efecto final dependerá de las medidas que tome el Gobierno, en cuanto a la reducción de la carga impositiva.

Ante los pedidos ya presentados, Romero precisó que esta práctica se da debido a que “la mayoría de los empleados consideran como un hecho que, durante el año próximo, no sólo se validarán los alivios otorgados en junio de 2010 y abril pasado sino que se implementará una actualización mayor”.

Pagar en enero
En particular, el hecho de abonar el medio aguinaldo en enero es una práctica validada por reconocidos antecedentes jurisprudenciales.

Desde el departamento Técnico Legal de Arizmendi, los expertos precisaron a este medio que “la ley busca evitar que el sueldo anual complementario pueda ser abonado en épocas diferentes a las establecidas, desvirtuándose el concepto de cuota semestral dentro del año”.

Sin embargo, aclararon que “es posible abonar cada cuota del aguinaldo dentro del plazo del artículo 128 de la Ley de Contrato de Trabajo, es decir, hasta cuatro días hábiles posteriores al 30 de junio o el 31 de diciembre”.

A tal efecto, se remitieron a cuestiones prácticas: “No sería posible exigir el pago el mismo 30 de junio o el 31 de diciembre cuando, por ejemplo, existen remuneraciones variables y es necesario esperar la terminación del mes para saber cuál será la mejor remuneración del semestre; o simplemente, en el caso de sueldos fijos o jornales por día o por hora, en los que también puede ser necesario determinar si las remuneraciones de junio o diciembre pueden llegar a ser superiores a las del resto del semestre”.

En igual sentido, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo se expidió diciendo oportunamente, en el marco de una causa, que: “De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 128 de la ley, el plazo para el pago del sueldo anual complementario, correspondiente al primer semestre, venció el 6 de julio por lo que la mora se produjo el día 7″.

En tanto, otro fallo de la Cámara del Trabajo de la Capital, a través de la Sala X, mantuvo la posición anterior diciendo que “el juego armónico de las disposiciones de los artículos 122 y 128 de la Ley de Contrato de Trabajo determina que no resulta extemporáneo el pago del aguinaldo dentro de los cuatro días hábiles posteriores al vencimiento de cada uno de los semestres del año.”

Publicado en General | Sin Comentarios

Retiro de cuentas en dólares

La peor parte la asumieron las cajas de ahorro, que ya perdieron u$s1.400 millones, es decir, prácticamente el 20% del monto vigente a fines de octubre. El resto correspondió a los plazos fijos. Como contrapartida, las colocaciones en pesos mostraron una tendencia positiva aunque decreciente

La canilla de dólares siguió “goteando y en sólo dos semanas le restó u$s1.689 millones de fluidez al sistema financiero, según datos del Banco Central.

De modo que buena parte del “ahorro” que quiso lograr la entidad por menores ventas al mercado (reduciendo la demanda vía controles) quedó compensado por el retiro que hicieron los particulares por las ventanillas de los bancos.

Y estas extracciones están vinculadas con el temor que generó el “cepo” al dólarimpuesto por el Gobierno, que dio lugar a la preferencia de los ahorristas por quedarse con “dinero en mano”.

El Banco Central informó este viernes que los depósitos en dólares cayeron u$s1.028 millones (-7,4%), entre el 7 y el 11 de noviembre.

Los dólares se van por ventanilla
Desde el 28 de octubre, previo a la implementación de las nuevas medidas cambiarias, y hasta el 11 de noviembre, el sistema financiero argentino perdió el 11% de sus depósitos en dólares.

“Las medidas que se tomaron en las primeras semanas después de las elecciones, como obligar a las compañías a repatriar y liquidar sus beneficios en el país, y las restricciones para la compra de divisas tuvieron efectos muy malos”, apunta Aldo Abram, director de la fundación Libertad y Progreso.

Para el experto, esto no hizo más que “generar una mayor ansiedad en los ahorristas que los indujo a optar por quedarse con el dinero en mano”, agregó.

“Si había un 50% de la sociedad argentina que no estaba enterada de que había tensiones en el mercado de cambios, ahora se terminaron de enterar”, comentaba, mitad en serio y mitad en broma, día atrás el ex presidente del Banco Hipotecario, Pablo Rojo.

En el mismo sentido, Eduardo Levy Yeyati, quien se desempeñara como economista jefe del Banco Central en 2002, destacaba, tras los primeros días de controles: “Lo preocupante no es la corrida, sino la posibilidad de que el estrés financiero de sostener el dólar nos llevea una innecesaria estanflación”.

En la práctica, la salida de depósitos dolarizados no hace más que reflejar la incertidumbre.

Según los analistas, los retiros no ponen en riesgo al sistema.

Pero afectan aún más a una liquidez que viene en baja, con su consecuente impacto en el costo de los préstamos.

Fuga y visión optimista
Analistas privados estiman que la fuga de capitales acumula unos u$s10.000 millones desde agosto.

Las restricciones cambiarias apuntan a evitar un mayor deterioro de las reservas del Banco Central que cayeron a u$s46.000 millones.

La salida de divisas que se diera en estos últimos meses tuvo su efecto inmediato en las tasas de interés: los bancos tienen que pagar más por los plazos fijos para atenuar el retiro de divisas pero a su vez encarecer los préstamos.

Esto hizo que la presidenta del Banco Central y el ministro de Economía se reunieran con banqueros de entidades extranjeras a quienes pidieron que revean su actual política de tasas altas.

Por su parte, el vicepresidente del BCRA, Miguel Angel Pesce, salió este viernes al ruedo a decir que la evolución de la salida de depósitos resultó en la última semana”sensiblemente más favorable que en las previas”.

“Claramente, se registró una importante desaceleración en los retiros, que fueron mínimos en los últimos días, lo cual anticipa un mejor escenario”, afirmó el funcionario en declaraciones a Télam.

Precisó que en las dos semanas previas hubo retiros de depósitos en dólares que representaron alrededor del 11% del total, con una notoria orientación decreciente en los últimos días.

“Este comportamiento no afectó la liquidez bancaria en moneda extranjera, que se mantiene en niveles muy elevados”, destacó.

Por otra parte, agregó Pesce, “desde el Banco Central dispusimos una flexibilización en la composición del cálculo de integración de los efectivos mínimos, de modo que los bancos pudieron tener mayor disponibilidad de dólares, a la cual de todas formas no necesitaron recurrir”.

El vicepresidente del BCRA resaltó que “gracias a las políticas instrumentadas en los últimos años, y a diferencia de lo que pasó en los ’90, el sistema financiero tiene hoy un muy bajo grado de dolarización, ya que los depósitos y préstamos en moneda extranjera representan una parte muy pequeña del total”.

“Hay que tener en cuenta que los préstamos en moneda extranjera fondean créditos a la exportación, lo cual evita el descalce de divisas”, explicó el funcionario.

Publicado en Dolar,General | Sin Comentarios

Dólar Blue

Dólar Blue

Los mercados formales responden a las regulaciones que le imponen las autoridades de aplicación. Cuanto más libre sea su funcionamiento, más transparente será su operatoria y menores las posibilidades de que surjan mercados marginales que actúen en las sombras.

Así por ejemplo, el Banco Central tiene bajo su órbita todo lo que ocurre en el sistema bancario y en el cambiario, en tanto que la Comisión Nacional de Valores monitorea el acontecer del ámbito bursátil.

Pero cuando se establecen limitaciones o se intenta reprimir su funcionamiento, inexorablemente surgen circuitos alternativos que fijan sus propias reglas, que responden al juego de la oferta y la demanda. Tal es el caso del mercado “dólar blue“.

Quienes hasta no hace mucho tiempo recurrían a éste lo hacían por diversas razones, entre las que se priorizaba la necesidad de “no figurar”.

Si bien durante mucho tiempo se mantuvo activo, aunque con un volumen de transacciones muy acotado -apenas el 3% del total negociado-, con las últimas disposiciones tomó gran trascendencia.

Y el peligro radica en su poder para fijar el precio de la divisa estadounidense, a un valor más alto que el dólar oficial, como referencia para el resto de las actividades económicas.

Es por ello que, desde el Gobierno, se lanzó una verdadera cruzada para intervenirlo y tratar de fijar un valor de referencia, acorde a sus propias necesidades.

Muerto el “dólar blue“, viva el “dólar blue
A lo largo de la historia de las monarquías, la frase “muerto el rey, viva el rey” venía a significar que, más allá de las circunstancias, la vida sigue su rumbo.

Es decir, que si caía el “mandamás” no iba a tardar en llegar alguien que ocupe su lugar y a quien rendirle pleitesías.

En el caso del circuito cambiario, los operadores y analistas parafrasean este viejo dicho.

Y descuentan que -pese a los controles vigentes- más temprano que tarde surgirá un nuevo mercado  al que convergerán compradores y vendedores.

En este sentido, el operador de una reconocida agencia de cambios del microcentro porteño compartía el razonamiento con este medio: “Si un particular, por alguna razón, necesitavender dólares que ya tiene ahorrados, lo más probable es que no vaya a una casa de cambios o a su banco de confianza y se conforme con la cotización oficial. Porque sabe que los puede vender más caros, ya que habrá gente dispuesta a pagar un plus por ellos”.

En su visión, la formación de este circuito de potenciales vendedores y “ansiosos” compradores es sólo cuestión de tiempo.
Según Jorge Todesca, director de Finsoport, “es muy dudoso que solamente una estrategia defensiva sirva para corregir los desequilibrios que generaron esta situación”.

“Los mecanismos de control son efectivos por un tiempo, pero luego van surgiendo filtraciones. Sin dudas el blue es una de ellas. Es evidente que el mercado marginal se terminará armando con el tiempo”, concluyó Todesca.

“Cuanto más cerrado esté el grifo de la compra de dólares para la gente, más chance hay de que la demanda se canalice hacia el mercado informal y empiece a cobrar más relevancia el ´paralelo´ y a agrandarse la brecha con el oficial”, sentencia la consultora que dirigen Carlos Melconián y Rodolfo Santángelo.

“El Gobierno actúa en el mercado cambiario como un “planificador de los años sesenta”, pues digita caso por caso cada operación, como si pudiera fijar cantidades y precios. La intención oficial es ver si con esta restricción se capea el temporal, a la espera de la cosecha gruesa después del verano”, agregan desde la consultora.

En la visión del economista Luis Palma Cané, “el Banco Central puede obligar a liquidar exportaciones y hasta cierto punto frenar importaciones, pero todo tiene un límite”.

“Estas medidas sólo sirven para reducir temporalmente el drenaje de reservas, pero como se ve en la práctica, no logran contener la pérdida de depósitos”, agrega.

“De persistir por varias semanas más, incluso frenará el nivel de actividad por la suba adicional de las tasas de interés”.

Palma Cané agrega que “controlar el mercado de cambios, y a la vez querer bajar la tasapara mantener el ritmo económico, es imposible. Todo no se puede”.

“Por otra parte, es evidente que el mercado dólar blue no se puede intervenir ni controlar desde el Gobierno. ¿Cómo hace para inyectarle dólares para que baje?”, se pregunta Palma Cané.

Para este analista, “todo hace suponer que cuanto más se demore la normalización de los mercados, más grave será la reacción final”.

“Sin ir más lejos, lo que se puede esperar es que, de no haber cambios, se vaya a un doble o a un triple mercado, con un blue muy elevado”, afirma el experto.

Por ahora, este circuito paralelo está prácticamente inactivo, de modo que el precio del blue es sólo indicativos.

“Hoy el mercado paralelo no está formado. Muchos operadores optaron por esperar unos días”, detalla Agustín Cramo.

“Esta actitud no es novedosa, porque lo primero que hace el cambista que no quiere arriesgar su capital es parar hasta que aclare y recién ahí pensar cómo seguir con esta novela”, afirma el analista.

Remedios caseros para a bajar “la fiebre del dólar
Como suele suceder en estos casos, el primer antídoto que aplicó el Ejecutivo para combatir la “fiebre por el dólar” fue tratar de evitar la expansión de la infección.

Claro está que, para que su precio se dispare, previamente se dieron una serie de factores que afectaron al mercado “libre y único”.

Así, en primera instancia, se buscó aumentar la oferta y aplicar un torniquete a la demanda.

Como parte del primer aspecto, el Gobierno le exigió a compañías mineras y petrolerasque liquiden en el mercado local las divisas provenientes de sus exportaciones.

Luego obligó a las firmas de seguros a repatriar sus fondos radicados en el exterior.

Por el lado de la demanda, implementó el controvertido sistema de autorizaciones a través de la AFIP, para así acotar la compra de particulares y empresas.

De todas las medidas adoptadas, ésta fue la que mayor impacto tuvo pues, prácticamente,llevó los montos negociados a niveles mínimos y, de hecho, paralizó el mercado minorista.

Sin embargo, en el arranque de los controles, este remedio tuvo dos enormes efectos “contraindicados”:

Ante la imposibilidad de abastecerse de divisas, empresas y particulares acudieron almercado marginal.

A la vez, el temor de nuevas medidas hizo que quienes tenían sus dólares depositadosen el sistema bancario recurran a las entidades para retirarlos.

Así las cosas, en los días posteriores a los controles, la cotización del “dólar blue” se disparóhasta tocar los 5 pesos.

Y allí se tomó la decisión de avanzar sobre él, pues éste era un precio demasiado alto para las expectativas del Gobierno, que apeló lisa y llanamente a la “ley del telefonazo”, con la intención de desactivar este circuito.

Las crónicas de estos días indican que, ante el temor que generaron los llamados de la Secretaría de Comercio, muchos habitués del mercado optaron por no operar hasta que se logre transparentar la situación.

Pero las presiones también se extendieron al mercado “libre y único”.

Según trascendió, Guillermo Moreno y la ministra de Industria Débora Giorgi fueron los encargados de llamar personalmente a corredores de cambio y empresas importadoraspara que posterguen sus compras de divisas, al menos por algún tiempo.

“La ley del telefonazo lo único que logra es meterle mucha más presión a una olla que ya está sobrecalentada”, afirma un cambista con años de mercado.

Lo que sí está claro es que si bien el freno a esta actividad puede ser transitorio quien, por una u otra razón necesite hacerse de dólares y no pueda acceder al mercado oficial,terminará recurriendo forzosamente a algún lugar que lo satisfaga.

Liberación total o modelo venezolano
Entre todas las especulaciones que se tejen en cuanto al futuro del mercado cambiario, hay una que ha venido recobrando fuerza en las últimas jornadas: que su funcionamiento se asemeje al del mercado venezolano.

Esta posibilidad fue considerada en un informe de M&S Consultores, en el que se expresa que “el mercado cambiario argentino dio el puntapié inicial para encaminarse informal y confusamente al mercado venezolano”.

Pero no es la única mención sobre el particular. Para el Banco Standard Chartered “el país podría estar moviéndose hacia un sistema caracterizado por tipos de cambio duales, que son una enorme fuente de ineficiencia económica”.

En ese país, desde 2003 rige un sistema de control que centraliza la compra venta de divisas en el Banco Central de Venezuela (BCV), con un tipo de cambio regido por las autoridades.

Adicionalmente es estableció la obligatoriedad de liquidar ante el BCV el 100% de las operaciones de exportación, al tiempo que la compra de billetes dejó de ser libre para requerir una autorización previa.

Por supuesto que existe todo tipo de restricciones para las adquisiciones destinadas a gastos de turismo o para cancelar erogaciones efectuadas en el exterior, pues se limitan a un máximo de u$s500 en efectivo por año y u$s2.500 para el pago de tarjetas.

El resto de las operaciones deben cursarse por un mercado paralelo, que llegó a cotizar casi tres veces por encima del oficial.

En otra avanzada contra el sistema en ese país, se prohibió la operatoria de las casas de cambio para desarticular el mercado paralelo de divisas y la publicación de esa cotización en los medios.

Como consecuencia de ello, el mercado sigue de cerca la evolución de la “lechuga verde”, cuya cotización marca una brecha superior al 130 por ciento.

Para reducir tal diferencia, pues el mercado está prohibido pero funciona, el gobierno estableció dos sistemas alternativos: uno que permite a las personas que tienen aprobada su “carpeta” de datos, hacerse de dólares legalmente más allá de los cupos asignados, por medio de la compra/venta de bonos venezolanos. Y otro con bonos de PDVSA, que arroja una cotización superior.

Sólo el tiempo y la evolución de los mercados darán una respuesta a esta inquietud. Es cuestión de esperar.

Publicado en Dolar,General | Sin Comentarios

Dólar oficial y dólar paralelo o dólar blue se aproximan

Las presiones que comenzaron la última semana alcanzaron su máxima expresión este lunes, cuando operadores de bancos y casas de cambio recibieron la “sugerencia” de que el dólar marginal no supere los $4,50. Ahora, no sólo la presión viene por el lado de la demanda sino también por la oferta.

Esta es la actual puja entre el dólar oficial y dólar paralelo o dólar blue

Publicado en Dolar,General | Sin Comentarios

La idea de comprar divisas porque la AFIP lo permite y no por necesidad

Dolar AFIP

El economista y ex candidato a vicepresidente por UDESO, Javier González Fraga, se refirió a las medidas tomadas por el Gobierno para restringir la compra de dólares y aseguró que se cometieron muchos errores.

“Hoy un ahorrista compraría dólares porque la AFIP lo dejaría y no porque hubiera tenido ganas de comprar. Parecería que si tenés la posibilidad de comprar dólares a $4,28 ó $4,30 tenés que hacerlo. Esto es un premiado a los que pueden”, destacó González Fraga.

Pero después de las elecciones, “no pegaron una en materia de esta medidas, lo último que hay que hacer cuando querés llevar tranquilidad en el mercado cambiario es demostrar debilidad. Vos tenés que ser un jugador de pócker más que un economista”.

Publicado en Dolar,General | Sin Comentarios

Fideicomisos financieros

Un informe del BCRA mostró que los rendimientos subieron hasta 6 puntos en octubre, mientras que el volumen de activos securitizados cayó un 50 por ciento

El Banco Central informó que la volatilidad de las tasas de interés repercutió en el volumen emitido de Fideicomisos Financieros (FF), a la espera de condiciones del mercado más favorables, o incluso debido a que algunos prospectos debieron readecuarse a las condiciones del mercado a las nuevas condiciones del costo del dinero.

“En octubre se registraron sólo 12 operaciones (11 menos que en septiembre), mientras que en los primeros nueve meses del año se anotaron en promedio 18 operaciones mensuales (sin contemplar las emisiones vinculadas a la financiación de obras de infraestructura)”, informó la autoridad monetaria.

Asimismo, el estudio oficial indicó que “el monto colocado en octubre totalizó alrededor de $650 millones, menos de la mitad que el registrado el mes pasado”.

De acuerdo con el informe, los activos securitizados estuvieron conformados fundamentalmente por préstamos vinculados al consumo (préstamos personales y cupones de tarjetas de crédito) y registraron bajas homogéneas para los distintos tipos de fiduciantes.

“Las entidades financieras emitieron en octubre alrededor de $260 millones, 58% menos que en septiembre, mientras que los comercios minoristas colocaron alrededor de $240 millones, 48% menos que el mes anterior, y las mutuales, cooperativas, emisoras no bancarias de tarjetas de crédito y otras prestadoras de servicios financieros colocaron alrededor de $120 millones, 54% menos que en septiembre”, agregan los técnicos del Banco Central.

El resto correspondió a una colocación de una empresa del sector agropecuario, que titulizó créditos comerciales en moneda extranjera.

Mayor costo del dinero
En tanto, las tasas de interés de corte de los títulos senior en pesos evidenciaron en octubreun aumento significativo, en línea con la suba de las tasas de interés del mercado monetario.

“La tasa de corte (promedio ponderado por monto) de los títulos adjudicados a tasa variable se incrementó 6,2 puntos porcentuales respecto al mes pasado, alcanzando a 21,9% anual. En la misma dirección, la correspondiente a los títulos con rendimiento fijo (modalidad bajo la cual se registró una única operación) se ubicó en 21%, 5,6 p.p. más que en septiembre”, explicó el ente monetario.

El valor nominal de los Fideicomisos Financieros con oferta pública vigentes a septiembre de 2011 se ubicó en $32.870 millones, valor similar al de los meses previos, según indicó Infobae.com.

Tal como viene sucediendo desde el segundo trimestre del año, alrededor del 70% de las especies en circulación corresponden a Fideicomisos Financieros vinculados a la financiación de obras de infraestructura, mientras que el stock en circulación de Fideicomisos Financieros que tienen como activo subyacente a préstamos al consumo representa el 20% del total.

Publicado en General | Sin Comentarios

Nuevas pautas del Banco Central para la compra de dólares

Tras las recientes modificaciones introducidas por al Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para adquirir dólares, el Banco Central (BCRA) adecuó su normativa para poner paños fríos a la fiebre del billete verde.

bcra

En efecto, con la emisión de las disposiciones 5244 y 5245, el Central introdujo algunas aclaraciones para que los bancos y las casas de cambio puedan llevar adelante las operaciones cambiarias, tanto para particulares como para los exportadores.

Puntualmente, con la Comunicación “A” 5245 -que reemplaza a las comunicaciones 5239, 5240 y 5242- la entidad presidida por Mercedes Marcó del Pont estableció que “las entidades autorizadas a operar en cambios -de divisas- deberán consultar y registrar todas las operaciones de venta de moneda extranjera” a través del sistema implementado por AFIP. Para acceder al texto completo de la norma haga clic aquí.

Asimismo, fijó que “la validación fiscal no será de aplicación para cursar la operación de cambio”, cuando las compras correspondan a operaciones de:

a) Organismos internacionales e instituciones que cumplan funciones de agencias oficiales de crédito a la exportación, representaciones diplomáticas y consulares y personal diplomático acreditado en el país, representaciones en el país de Tribunales, Autoridades u Oficinas, Misiones Especiales, Comisiones u Órganos Bilaterales establecidos por Tratados o Convenios Internacionales, en los cuales la República Argentina es parte, en la medida que se realicen en ejercicio de sus funciones.

b) Gobiernos locales.

c) De empleados de gobiernos locales que no estén integrados al Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

d) Operaciones que realicen -dentro de los 15 días corridos a partir del 31 de octubre de 2011 inclusive- las personas físicas con la aplicación de los fondos de préstamos hipotecarios en moneda local otorgados por entidades financieras locales para la compra de viviendas.

e) Operaciones que realicen -en el período de 30 días corridos a partir de la misma fecha inclusive-, las personas físicas que apliquen a la compra de billetes en moneda extranjera, los fondos resultantes del ingreso del cobro de jubilaciones y pensiones percibidas del exterior.

La normativa aclara también que no estarán sujetas a la validación de la AFIP “las ventas de cambio a clientes que se realicen por otros conceptos que no correspondan a la formación de activos externos de residentes sin aplicación a un destino específico”.

Un respiro para los exportadores
Por su parte, la Comunicación “A” 5244, trae un alivio para los exportadores, ya que les permitirá disponer de los dólares siempre que sean utilizados para la financiación de proyectos de inversión o para la cancelación de servicios de deuda en el exterior. Para acceder al texto completo de la norma haga clic aquí.

En concreto, la normativa establece que “se admitirá la aplicación de cobros en divisas por exportaciones de bienes y servicios al pago de los servicios de capital e intereses de nuevas deudas financieras”.

No obstante, la flamante comunicación requiere el cumplimiento de los siguientes requisitos:

• Que los fondos sean destinados a la financiación de nuevos proyectos de inversión en el país para el aumento en la producción de bienes que, en su mayor parte, serán colocados en mercados externos o para proyectos destinados a aumentar la capacidad de transporte de exportaciones de bienes y servicios con la construcción de obras de infraestructura en puertos, aeropuertos y terminales terrestres de transporte internacional.

• Que la vida promedio de las financiaciones no sea inferior a los dos años y que posean un 50 % del capital con vencimiento posterior a la fecha de finalización y puesta en ejecución del proyecto de inversión en su totalidad.

• Que los fondos originados en los cobros de exportaciones del deudor que sean acumulados en el exterior para la atención y/o en garantía de la cancelación de los servicios de la deuda no superen el 125% de los servicios por capital e intereses a abonar en el mes corriente y los siguientes seis meses calendario.

• Que los exportadores que opten por el régimen establecido, designen una entidad financiera local para que:

i) Verifique el cumplimiento de las condiciones para la elegibilidad del proyecto.
ii) Efectúe el seguimiento de la ejecución del mismo y su financiación.
iii) Realice el seguimiento de los permisos de embarques cuyos cobros sean afectados a la garantía del financiamiento.
iv) Lleve a cabo el seguimiento de las garantías constituidas y de las cuentas especiales locales que se constituyan.
v) Informe periódicamente al Banco Central, de acuerdo al régimen informativo que se establezca.

• Que informen el ejercicio de la opción para la financiación del proyecto con una antelación no menor a los 30 días corridos a la fecha del primer desembolso de los nuevos endeudamientos.

Asimismo, la norma establece que por los desembolsos de financiaciones que sean destinados a estos proyectos, “los exportadores podrán simultáneamente acceder al mercado de cambios para la compra de billetes en moneda extranjera por el concepto `Compras de moneda extranjera para afectación a proyectos de inversión´, por hasta el monto del préstamo liquidado en el mercado de cambios”.

Por último, fija como obligatorio el “cumplimiento de las restantes normas cambiariasaplicables en materia de plazos mínimos de endeudamiento, ingresos, cancelaciones y registro de operaciones”.

Publicado en Dolar,General,Información,Noticias | Sin Comentarios

Dólar oficial y Dólar Blue

Dólar oficial y Dólar Blue

Ya nada será como hasta hace poco.

Desde hace ya varios años viene funcionando en la Argentina una política cambiaria basada en lo que se denomina “flotación administrada”.

Esto es, incrementar o reducir la oferta de dólares en el mercado para así mantener estable su cotización frente al peso, e ir haciendo subir al billete verde de manera gradual. Es decir, de a “cuentagotas” y no que sufra abruptos altibajos.

Este sistema se sustenta en el poder de fuego del Banco Central -a partir de sus reservas acumuladas- que le permite desarticular cualquier especulación cambiaria.

Pese a ello, y al “poder de convencimiento” que tiene la entidad de disponer de toda la artillería para domar a la moneda, el país debió soportar una formidable fuga de capitales, con picos máximos registrados en los últimos meses.

La magnitud de la misma fue tal que, sólo en el segundo trimestre, sumó unos u$s8.000 millones.

Esta salida tiene efectos secundarios, que van más allá del tema cambiario y que, a partir de un determinado umbral, afectan el nivel de actividad.

Nuevo escenario
En un intento por tratar de frenar esta sangría, a partir del 31 de octubre -sólo una semana después de las elecciones presidenciales- se produjo un abrupto giro en el país, que amenaza con dejar sus huellas por un largo tiempo.

Es que el Gobierno decidió implementar una suerte de “cerrojo cambiario” según el cual muchos argentinos -que antes compraban dólares libremente- a partir de entonces deberán hacerlo exponiéndose a la lupa de la AFIP.

Como consecuencia de su aplicación, según informa la consultora M&S, dirigida por Carlos Melconian y Rodolfo Santángelo, la “sangría” de divisas que venía sufriendo el Banco Central, pasó de unos u$s150 millones diarios a sólo la tercera parte.

En términos mensuales, ello equivale pasar de u$s3.000 millones a apenas u$s1.000 millones.

Sin embargo, esta reducción se vio contrarrestada por la cantidad de divisas que comenzaron a “fugarse” de las cuentas en dólares de particulares y empresas depositadas en los bancos.

En efecto, desde la semana pasada tanto directivos de entidades como analistas (y hasta el propio Gobierno) miran con suma preocupación el fuerte efecto “goteo” que se viene dando en las cajas de ahorro dolarizadas.

Hoy el foco de atención está puesto en que el drenaje diario se ubicaría por encima de los u$s100 millones, tal como informara oportunamente iProfesional.com.

Teniendo en cuenta el último dato publicado por el Banco Central -que arroja un saldo en las cajas de ahorro de u$s7.162 millones al 28 de octubre- la pérdida acumulada a la fecha sería de unos u$s 700 millones, cifra a la que debe sumarse lo que ocurra con losvencimientos de los plazos fijos en esa moneda.

Desde un banco extranjero de primera línea con amplia cobertura geográfica en todo el país, confiaron a iProfesional.com en estricto “off the record” que, en lo que va de noviembre, sus saldos cayeron un 10%.

De ese total, el 90% corresponde a depósitos en cajas de ahorro.

Otro dato que ilustra en qué forma impacta la medida es que, de ese total, u$s9 de cada u$s10 son retirados por clientes de Capital y Gran Buenos Aires.

Cabe apuntar que hasta la entrada en vigencia del nuevo sistema cambiario, las cuentas a la vista en dólares lideraban, cómodamente, el crecimiento porcentual de los depósitos.

Tal es así, que a lo largo de los diez primeros meses del año, éstas habían crecido un 44%, frente al 28% de los plazos fijos en pesos.

Fuga de depósitos, ¿sólo del sector privado?
En lo que va del año, el sector público fue el que más dólares retiró del sistema bancario.

En efecto, entre enero y octubre sus tenencias cayeron más de u$s3.000 millones.

“La causa principal son las ventas de dólares que ha realizado la ANSES”, ilustra Carlos Melconian.

En este mismo lapso, el sector privado incrementó exactamente en el mismo monto sus tenencias, como parte integrante del proceso de dolarización de portafolios.

Estas variaciones muestran a las claras cuál ha sido la actitud de particulares y empresas:resguardar su capital en moneda extranjera, con disponibilidad inmediata y sin costo. Y lo hacen a costa de resignar rentabilidad.

Pero esta actitud también cambió desde el momento en que se modificaron las reglas de juego para el mercado de la compraventa de divisas.

“Lo que me llama la atención es que hasta hace un mes nadie te preguntaba si era conveniente dejar los dólares en el banco, solamente se hablaba sobre si convenía o no comprar”, afirma Aldo Abram, director de la Fundación Libertad y Progreso.

“Eso es una muestra clara del error que ha cometido el Gobierno al generar temor entre los ahorristas, que no saben si van a poder disponer libremente de su dinero”, sostiene Abram.

Ahora, como acto reflejo a los rumores, que se multiplican día a día, los dólaresdepositados en cajas de ahorro salen del sistema, sin prisa pero sin pausa.

“Es lógico que en un país que ha pasado por muchas situaciones de tensión haya temores de que se profundice la actual situación”, afirma el economista de la Fundación Libertad y Progreso.

Lo que se ganó por un lado se perdió por el otro
“El hecho que los saldos de las cajas de ahorro en dólares sigan cayendo no tiene efecto monetario ni crediticio a gran escala”, informa la Consultora dirigida por Carlos Melconian.

Donde sí podría tener un impacto adicional es sobre el crédito que habitualmente disponen los exportadores, que son los únicos habilitados para obtener este tipo de fondeo.

Pero lo más importante es que impacta en el nivel de reservas. Porque una parte de esos fondos está contabilizado en una cuenta del Banco Central y, por lo tanto, forma parte de las mismas.

Es por ello que economistas consultados por iProfesional.com coinciden en afirmar que “como suele suceder en economía, cuando se tapa un agujero se destapa otro”.

En otras palabras, ahora el BCRA tiene que vender menos dólares al mercado, pero esa “ganancia” se ve contrarrestada por el “el goteo” de las cajas de ahorro.

“El retiro de fondos de los ahorristas impacta necesariamente en el stock de reservas oficiales”, apunta Fausto Spotorno, economista de la consultora de Orlando Ferreres.

“Esto es así porque si el ahorrista saca un dólar de su banco, éste lo retira del Central. Es por ello que ha seguido cayendo el nivel de reservas, pese a los controles”, señala.

Un dato a destacar es que desde hace dos años el nivel de la entidad no caía por debajo de los u$s47.000 M, como sí ocurrió este miércoles (u$s46.964 M).

A esta altura de los acontecimientos es evidente que el Gobierno no toleró el drenaje de reservas. Tampoco, que la dolarización de portafolios absorba toda la oferta de divisas. Y por ello avanzó en las restricciones cambiarias.

No obstante, de persistir esta sangría de fondos de las arcas del Central, el Ejecutivo podría avanzar en otro tipo de restricciones. Por eso habrá que seguir de cerca cómo evoluciona la dolarización de portafolios y el goteo de las cajas dolarizadas.

La clave a seguir
La clave a futuro estará en la magnitud de la brecha entre el dólar oficial y el paralelo y el saldo diario de las operaciones que realiza el Central.

Descartado prácticamente el retorno al libre esquema anterior, quienes abogan por la “profundización del modelo”, tienen alternativas tales como la oficialización del desdoblamiento del mercado.

Una situación que, en la práctica, ya podría tener cierta vigencia, dado que la brecha entre la cotización oficial y el marginal alcanza el 10%, cuando se considera razonable que la misma no supere el 3 por ciento.

Sobre este punto, el polémico ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, sostuvo que “la política de cierre comercial y de restricciones en el mercado de cambios tendrían el efecto opuesto al buscado por el Gobierno”.

“Se producirá un brecha entre el mercado oficial y el paralelo tal como ocurría, casi permanentemente, durante la década de los ´80, cuando convivía la alta inflación con el control de cambios”, afirmó Cavallo.

En cambio, “si el Gobierno acelera el ritmo de devaluación la brecha no se ampliará e, incluso, podría tender a desaparecer. Lo que vaya a ocurrir no es independiente de las políticas que implemente el Ejecutivo”, le dijo Cavallo a iProfesional.com.

Una visión que, aunque resulte paradójico, comenzaría a ser compartida por el propio Banco Central, en función de sus últimos movimientos en el mercado, que muestra sus intenciones de apurar el ritmo devaluatorio.

“En la última rueda la mesa oficial logró destrabar la presión que se venía ejerciendosobre el dólar y generó cierto vuelco en las expectativas, a punto tal que comenzaron a tornarse levemente vendedoras”, explica Carlos Risso, director de ZonaBancos.com.

Esta opinión es compartida por los analistas de Puente, para quienes “esa estrategiaincentivó el nacimiento de nuevos vendedores que hasta ahora no habían aparecido. Y trajo aparejada una merma en la demanda por lo que ágilmente la entidad comandada por Marco del Pont salió a suplirla”.

Publicado en Dolar,General | Sin Comentarios

El Gobierno no quiere devaluar

“Las medidas que tengan que tomarse, llegarán apenas transcurran las urnas”, decía una semana antes de los comicios un funcionario que visita frecuentemente la Casa Rosada.

No a la devaluacion del peso argentino

Y si los empresarios y el mercado financiero pedían señales post-electorales sobre en qué iba a consistir la profundización del modelo K, la catarata de medidas lanzadas en apenas siete días los ayudó a calmar su ansiedad.

En tan solo una semana pasaron más cosas que en los últimos meses.

Desde el “ejército” de inspectores y funcionarios de AFIP, UIF, Banco Central, Gendarmería y Prefectura desembarcando en las casas de cambio de la city porteña.

Pasando por nuevas medidas oficiales para controlar más de cerca el movimiento debilletes verdes de petroleras, mineras y aseguradoras.

Hasta la frutilla del postre, que es que todo argentino que quiera comprar dólares deberá “pedirle permiso” a la AFIP. Tendrá que tramitar online el pedido y la entidad podrá aprobar o no la operación en base a su capacidad contributiva (ver nota: Dime cuál es tu ingreso declarado y te diré cuántos dólares podés comprar).

Así las cosas, la cruzada “anti-dolarización” no se hizo esperar.

En realidad, todo este arsenal de iniciativas forma parte de un paquete de medidaspensadas de antemano, en los meses previos.

Y que estaban en la “gatera”, a la espera de que concluyeran los comicios para hacer su debut.

Muchos analistas apelan a la conocida frase “esto recién empieza”, ante la pregunta acerca de si esta avanzada se va a profundizar.

Es que lo que sí quedó más que claro es que desde el Gobierno se echará mano a todo tipo de medidas para evitar que el dólar suba a un ritmo más acelerado que el que imperó hasta ahora.

También, que su objetivo “Número 1″ es (y será): “No a la devaluación, al menos en el corto plazo, y sostener el consumo, cueste lo que cueste”.

Y en este “cueste lo que cueste” se incluye:

Reducir, como sea, la demanda de divisas.

Aumentar, como sea, la oferta de billetes.

Controlar a los bancos para que no encarezcan los créditos.

Impulsar planes para fomentar el consumo.

Devaluación, mala palabra
En este marco, banqueros que participaron en la reunión que tuvieron con Marcó del Pont -a horas de transcurridas las elecciones- cuentan, off the record, que la titular del Central “puso el grito en el cielo” cuando le plantearon subir un poco más el dólar paracompensar la pérdida que sufrió la divisa en relación con los fuertes ajustes salariales y la inflación.

Pero, de momento, esta alternativ “no es una opción” para el oficialismo, que ve en ese escenario un posible enfriamiento de la economía. En el mercado no se descarta una aceleración de la devaluación en el mediano plazo, pero recién después de haber conseguido el objetivo de transmitir un mensaje de estabilidad y de que no perdería la pulseada contra el mercado financiero.

Tampoco el Ejecutivo con buenos ojos que se encarezcan los créditos y que esto mate a la “gallina de los huevos de oro”, es decir el boom de compras, que lo ha llevado a una contundente victoria en las urnas.

Del otro lado del mostrador, los ejecutivos de las entidades financieras se ven un poco más ajustados para cumplir esta misión.

“Se nos hace muy cuesta arriba mantener las tasas cuando por cada dos pesos que prestamos nos está entrando sólo uno como depósitos y además se nos fugan muchos fondos al dólar. No tenemos la misma liquidez que antes”, expresa un alto directivo de un banco con marcada preocupación.

Más controles a un “mal negocio”
Claro está, que la gran cantidad de reservas que ha venido sacrificando el Banco Centraltambién forma parte del “cueste lo que cueste”.

No obstante, la idea del Gobierno es que, con las nuevas medidas dirigidas a la compra de dólares, las ventas por parte de la entidad sean lo más bajas posible.

Por lo pronto, el tener que sacrificar tantos dólares de las arcas del BCRA hasta borró la sonrisa de Mercedes Marcó del Pont, que ya no repite su célebre frase: “Este modelo se la banca”.

En tanto, el discurso de otros funcionarios va por el lado de convencer a los argentinos de que comprar billetes verdes no es redituable.

“La gente que adquiere dólares hace un mal negocio. Sólo basta con sacar la cuenta de la rentabilidad contra un plazo fijo”, afirmó Miguel Pesce, vicepresidente del Central.

Ante semejante argumento de persuasión, el escepticismo de los analistas ahora es más grande que la ventaja que Cristina le sacó al resto de los candidatos el domingo 23.

Para el economista José Luis Espert, resulta hasta contradictorio decir que es un mal negocio comprar y, a la vez, implementar toda una batería de controles para evitarlo. “Son absurdas desde lo conceptual y desde lo numérico”, dijo el economista.

A la hora de analizar las medidas que apuntan a aumentar la oferta de divisas, como la de obligar a empresas a liquidar sus dólares en el país, el economista Carlos Melconian afirma: “El problema de la Argentina no es de oferta, sino de demanda, que va a continuar alta”.

¿Y por qué seguirá elevada? “La percepción en la sociedad es que el tipo de cambio está atrasado”, argumenta Jorge Todesca, de la consultora Finsoport.

Y tal percepción de dólar barato, de la ya que viene dando cuenta iProfesional.com desdehace casi dos años, resulta ser la visión de la mayoría de los economistas (ver nota: “La paradoja del dólar: cuanto más lo “congela” el Gobierno, más seducirá a ahorristas”).

Todesca remarca: “Mantenerlo planchado es una política que cada vez se distancia más de la realidad. Las corridas cambiarias sólo terminan cuando se alcanza un nuevo punto de equilibrio”.

El “modelo” va por todo
Lo cierto es que, a juzgar por las últimas medidas, el “nuevo” Gobierno intenta conciliar varios objetivos, difícilmente compatibles, como ser el de que el dólar no suba pero, a la vez, mostrar que es mal negocio comprarlo.

O reforzar la caja verde en lo que hace al comercio exterior (exportaciones menos importaciones).

Al respecto, ya son varios los rumores que dan cuenta de una “nueva normativa” que apuntará a “limitar el envío de utilidades al exterior” o, mejor dicho, incrementar los controles a los giros de dividendos.

En definitiva, queda claro que “El modelo K no se mancha”. Ni siquiera por el faltante de dólares (o porque éste haya quedado barato).

Vivir con lo nuestro
Por otra parte, el cerrojo al ingreso de productos importados también será unaherramienta clave para cumplimentar el objetivo oficial.

En particular, ante la desaceleración de la economía internacional.

Ante ello, tal como adelantó el viceministro Feletti -ante un panorama en el que resulta factible que la Argentina tenga dificultades para exportar- el Gobierno busca que la demanda interna pueda “compensar” ese problema.

Vale decir, que se pueda consumir en casa todo aquello que originalmente estaba previsto ser vendido en otros mercados.

“En la memoria y en el diagnóstico oficial está presente que así como en el 2009 se logró salir rápida y exitosamente de la crisis financiera internacional, en el 2012 se puede volver a repetir este escenario”, observa Mario Brodersohn, titular de Econométrica.

Sin embargo, algunos analistas muestran su escepticismo sobre esta cuestión.

“El consumo va tener una variación moderada, porque ya no hay condiciones económicas para que se pueda sostener a las tasas que hemos visto. Y entre los sectores que más sentirán el freno se encontrarán el de los bienes durables”, advierte Ernesto Kritz, titular de Sel Consultores.

En la misma dirección, Eric Ritondale, de la consultora de Miguel Kiguel señala: “Quienes pronostican un consumo alto se equivocan. Están extrapolando lo ocurrido en los últimos dos años como si pudiera repetirse indefinidamente. Nuestra proyección es que no se caerá, pero variará en torno del 3,5%”.

Los bancos, árbitros del partido
¿Quiénes serán los que podrán torcer la cancha a favor del apuntalamiento del boom de compras o, por el contrario, producir un enfriamiento?

Claramente los bancos, a partir de no aumentar el costo de los créditos y mantener en el partido a un jugador clave: las ya tan arraigadas cuotas sin interés.

Sin embargo, la menor liquidez actual los lleva a una cierta moderación.

En efecto, un alto directivo de uno de los 5 bancos privados que pelea fuerte en el segmento de descuentos con tarjeta, advierte que las promociones de 24 cuotas fijas sin interés, una vez transcurrida la temporada navideña, pasarán a formar parte de aquellos recuerdos que se evocarán con nostalgia.

En su línea argumental, lo que frena el crédito es la menor liquidez.

Y es lo que explica por qué en pocos meses se hayan encarecido el uso de tarjetas, descubiertos bancarios y créditos personales (ver nota: “Efecto dólar: plazos fijos ya pagan “casi” la inflación pero se encarecieron hipotecarios, tarjetas y descubiertos”).

“El dinero que estaba disponible para financiar el consumo ya se entregó todo, y ahora se hace difícil mantener el ritmo de crédito cuando el crecimiento en los depósitos ha venido mucho más lento”, agrega el directivo de la entidad.

Y destaca que si bien las alianzas estratégicas con los supermercados y las cadenas de electrodomésticos seguirán, ya no tendrán los mismos beneficios.

“Lo único que es factible es que se mantenga sólo el descuento sobre el precio de lista”, dispara.

La pregunta y la respuesta del millón
Un tema que queda claro en el sistema financiero es que la posibilidad de financiar consumo se reducirá en tanto la fuga de capitales siga alta.

Y la pregunta que cabe hacerse en este punto es: si aun con la suba de tasas de los plazos fijos los argentinos siguen comprando dólares, ¿cuánto más deben pagar para enfriar la demanda de billetes verdes?

La respuesta a este interrogante la dan los propios directivos de los bancos: “Lo importante, en sí, no es la tasa que se paga por los depósitos en pesos, sino si la misma es mayor o menor que la suba que espera la sociedad para el dólar”.

En este sentido, el mercado de futuros de la divisa estadounidense muestra que laexpectativa de los inversores es de un tipo de cambio en torno de los $5.

Vale decir, una devaluación del 17 por ciento anual.

Pero los bancos encuentran otro problema. Aun cuando estuvieran dispuestos a pagar mucho más por los depósitos, temen que el comunicar tipos de interés muy altos sea contraproducente, al generar en el público una sensación de iliquidez.

Fuga persistente, tasas de interés que suben, reservas que se erosionan, catarata de controles en el mercado de cambios… Todo lo que ocurre en estos días tiene olor a película ya vista.

Salvo, claro, por el detalle de que los argentinos siguen en su fiesta consumista, gracias a que el “financista de última instancia”, es decir, la soja, aún sigue firme.

Pero nadie se anima a decir por cuánto tiempo podrá cumplir a rajatabla con ese rol.

Publicado en General,Información,Noticias | Sin Comentarios