Prestamos con cheques

Ladrillos, dólar, plazo fijo, bonos y otros

De fuga de capitales récord al cepo cambiario. De tasas de interés por el piso a colocaciones que pagan casi la inflación. De acciones con rentas de 3 dígitos a caídas del 30%. Todo cambió en un año. En el medio, el ahorrista, buscando adaptarse a nuevas reglas del juego. Ganadores y perdedores.

De una fuga de capitales récord, al cepo a la compra de dólares en noviembre.

De tasas de interés por plazos fijos hundidas, a niveles que compiten de igual a igual con la inflación.

De acciones que, en 2010, habían llegado a dar ganancias de tres dígitos a rendimientosrealmente muy pobres en 2011.

En medio de todo esto, el ahorrista. Una vez más, tratando de adaptarse a las nuevas reglas de juego.

El año concluye y se cierra un nuevo capítulo, para dar lugar a otro que se escribirá en medio de una crisis global -sin fecha de vencimiento a la vista- y en un contexto local en el que la economía abandonará su ritmo de crecimiento a tasas chinas.

Los inversores se preparan para lo que viene. En el interín, miran cómo quedó la tabla de posiciones de este “Campeonato 2011″, qué activos resultaron ganadores y cuáles fueron a promoción o a descenso directo.

Claro está, en un contexto en el que la inflación volvió separar las aguas dejando -de un lado- a aquellas tenencias que ofrecieron ganancias reales (por encima de la suba de precios) respecto a otras que sólo mostraron buenos rendimientos nominales, pero por debajo del índice.

“Camisetas” con signo positivo
Los grandes ganadores de este torneo han sido los cupones atados al PBI, en su versión endólares.

¿Qué puntaje obtuvieron? Nada menos que un 27% de rentabilidad (medida en pesos).

De este modo, se erigieron como una de las pocas inversiones que lograron superar a la suba de precios.

Desde el arranque del campeonato muchos analistas los veían como favoritos.

De modo tal que, partido a partido -jornada a jornada- no hicieron más que demostrar que eran capaces de repetir la excelente performance exhibida en el torneo anterior, en el que mostraron un alza del 221% en su versión en moneda local.

Así, en la práctica, quedaron confirmadas las recomendaciones de los analistas de la city porteña, y de las que en reiteradas oportunidades diera cuenta iProfesional.com.

Por encima del umbral del 20% -pero sin alcanzar al ritmo inflacionario, que según estimaciones privadas fue del 25%- se ubicaron el Boden 2012 y el oro.

Este último logró brillar en la primera parte del año. Todo el mundo hablaba de él. Incluso, había tomado tanta ventaja que parecía que iba a ganar cómodo el campeonato.

Pero, sobre el final fue quedándose “sin aire” y terminó con un “puntaje” del 21%, en cuanto a rentabilidad ofrecida.

Un clásico jugador, que siempre suele quedar ubicado en mitad de tabla es el plazo fijo.

No es de los que gana campeonatos, pero ofrece tranquilidad a sus “hinchas”.

Quienes apostaron su dinero a él en bancos privados recibieron un premio del 14,3% anual,mientras que los que optaron por las entidades no bancarias, acumularon un 15 por ciento.

Finalmente, los depositantes de más de un millón de pesos -mayoristas, en la jerga bancaria- , incrementaron sus patrimonios en un 15,5 por ciento.

También los fideicomisos financieros forman parte de aquellas inversiones que salieron airosas.

Aquellos que ajustan por tasa Badlar -en sus diferentes condiciones de emisión- ofrecieron rendimientos que fueron desde un mínimo de 12,5% hasta un máximo del 27% hacia finales de año.

¿Cómo les fue a las acciones? Tuvieron un “Campeonato 2011″ para el olvido, con unabaja promedio del 30% anual.

Un derrumbe que va en línea con el registrado por el índice Merval, que acusó una baja del 35% en dólares, el cuarto peor registro del mundo, sólo superado por Grecia, Austria y Ucrania.

De las firmas que lo conforman, sólo una logró terminar con signo positivo: Molinos, pero con “apenas” un 8%.

Camisetas con “signo negativo”
El otro lado de la tabla muestra a muchos participantes en zona de “descenso directo” o de “promoción”.

En el primer caso se ubicaron dos entidades bancarias que, paradójicamente, mostraron resultados muy robustos en sus balances: el Banco Hipotecario y el Grupo Galicia.

¿Cómo les fue en este campeonato, luego de que sus acciones fueran tan aplaudidas en el torneo anterior, al haberles dado alegrías de tres dígitos a los inversores?

Esta vez, terminaron con puntaje negativo del 52%, en cuanto a rentabilidad.

Pero estos no fueron los únicos papeles que anduvieron mal:

• Los de Edenor tuvieron una caída cercana al 50%.
• El bono Par acusó un derrumbe de casi el 36%.
• El Cuasipar, del 34%.

Las monedas jugaron su propio campeonato
Entre las divisas que cotizan en el mercado local, la que levantó la copa -en cuanto a rentabilidad ofrecida- ha sido la libra esterlina, que redituó casi un 11%.

¿Cómo le fue al dólar en el plano local? No muy bien.

Pese a que volvió a concentrar el interés de los argentinos -por haber quedado barato- con niveles de fuga récord que obligara al Ejecutivo a imponer un cepo a la compra, su rendimiento no fue óptimo.

Apenas se incrementó un 7,5% en 2011, frente a una inflación casi tres veces superior.

De modo tal que el “clásico de los clásicos” para el ahorrista -dólar vs. plazo fijo- quedóen manos de este último, luego de haber duplicado la suba del billete verde (15% frente al 7,5%).

Una moneda cuyo repunte se encolumnó por debajo de la divisa estadounidense fue, curiosamente, el peso uruguayo.

El euro, que estuvo en el medio de la tormenta financiera global, está concluyendo con unavance del 5,5% (en pesos).

Y el real casi se mantuvo sin cambios (-0,8%). Es decir, está cerrando el año casi en el mismo registro en el que lo comenzara.

Torneo internacional
Del mismo modo que concluye el torneo local, también llegaron a su fin los diferentes “campeonatos internacionales”.

Los mismos incluyen a jugadores de reconocida experiencia, tales como las materias primas, las distintas monedas y los diferentes mercados de valores. En todos los casos sus ganancias se miden en dólares.

En este torneo “intercontinental”, en su versión 2011, pasó de todo:

  • La crisis de medio oriente, a principios de año.
  • La profundización de la odisea griega.
  • El tsunami que arrasó con Japón.
  • El efecto contagio de Grecia a Italia y a España.
  • Los problemas financieros y políticos de Estados Unidos.
  • Su histórica rebaja en la calificación.
  • La caída del gobierno helénico y de Silvio Berlusconi.
  • El sobreendeudamiento de países europeos y el impulso de un nuevo pacto para la región.
  • El divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea.
  • La amenaza de una nueva recesión global.

1. Materias primas, en dólares
En el caso de las materias primas, todo el mérito se lo llevan quienes apostaron a un “tapado”, el maíz.

Ellos han podido llevarse a sus bolsillos una ganancia del 46% “en dólares”.

¿Cómo le fue a la soja? No muy bien. Y esto no es poca cosa para la Argentina.

El “ángel de la guarda del modelo K” se va a los vestuarios en este 2011 con una derrota del23% en su cotización (también en términos de billete verde).

El trigo, otro player importante, tampoco resultó victorioso: su cotización bajó un 12%.

2. Monedas, en dólares
La situación de inestabilidad creciente produjo un cambio sustancial en el escenario cambiario global.

A partir de septiembre de este año la mayoría de las divisas dejó de fortalecerse frente al billete verde. En tal sentido, la que más cayó fue el euro.

3. Mercados, en dólares
En cuanto a las bolsas medidas en dólares, los resultados han sido francamente negativos, como consecuencia de la inestabilidad de las diferentes economías.

Sólo el Dow Jones logró cerrar el año con una ganancia (5,8%). El resto de los mercados, ya sea en la misma Wall Street, Europa, América latina o incluso Asia, reportaron fuertes pérdidas.

En tal sentido, la bolsa de la región que ostentó el peor desempeño fue el Merval(-35%), seguida por la de Brasil (-26%) y la de Chile (-23%).

“En años como éste, quien no pierde, se puede considerar como el gran ganador”, afirma el analista Gabriel Holand.

Y agrega: “Si en 2011 los resultados fueron claramente negativos, salvo contadas excepciones, siempre queda la esperanza de revancha en el próximo”.

Sus dichos se basan en la experiencia reciente. Quienes acumularon pérdidas de magnitud en 2009 festejaron en 2010.

Y, posiblemente, quienes ahora soportaron los fuertes derrumbes de 2011 lograrán obtener buenos resultados en 2012. Sólo es cuestión de saber invertir y esperar.

Es por eso que el economista Tomas Bulat señala como una muy buena oportunidad, de cara al nuevo campeonato, “la inversión en acciones de bancos”.

“Ahora que están muy baratas, luego de que sus precios cayeran un 30%, es el momento propicio para entrar”, señala Bulat.

¿Cómo le fue al ladrillo?
En un año donde primaron las inversiones seguras, el ladrillo volvió a mostar una buena performance.

En particular, en zonas ya consolidadas -como Belgrano, Palermo o Recoleta- pero también en aquellas que se han visto beneficiadas por el llamado “efecto derrame”.

Esto es, barrios que son linderos a los de alta demanda y que -ante la falta de terrenos- han tenido un mayor desarrollo de nuevas obras, con el consecuente “contagio” de precios.

Según da cuenta un informe de la consultora especializada Reporte Inmobiliario, en 2011 se han registrado alzas del metro cuadrado de entre un 10% y hasta aumentos que superaron el 20% en dólares, como fue el caso de Belgrano, Saavedra y Villa Urquiza.

“El 2011 cierra con un incremento de 8,6% promedio en el valor de los inmuebles usados en Capital Federal”, destaca Rozados.

Y agrega: “En general, todas las zonas tuvieron incrementos. Por ejemplo Parque Patricios es uno de los que más se revalorizó, con subas de 16,7% en usados. Los barrios más consolidados y de mayor demanda, como es Barrio Norte, Belgrano y Palermo, también crecieron, pero por debajo de esa cifra”.

Ranking 2011
Así las cosas, el Campeonato 2011 que está a punto de concluir, muestra al ladrillo -en barrios de alta demanda de Capital-, acciones, bonos y monedas, todos ellos con diferentes desempeños.

Ahora arranca el 2012. Los inversores ya hacen cuentas. El plazo fijo tiene altas chances de volver a ganar el clásico contra el dólar, que estará “domado” por el propio Gobierno.

Las acciones bancarias representarán una muy buena oportunidad para quienes sean pacientes y tolerantes al riesgo.

Y el ladrillo, pese a las críticas recibidas por sus altos precios, hasta hoy no ha dado señales de que quiera bajarse del torneo.

Comentarios

comentarios

Publicado en General | Sin Comentarios

Deja un Comentario

Por favor, respeta a los demás usuarios. Tu email no se publicará.