Prestamos con cheques

La baja de las tasas de plazo fijo le puso freno a la bicicleta financiera

El veranito para el ahorro en pesos parece estar llegando a su fin o, al menos, haber caído en un bache de importancia.

La tasa promedio que obtienen los depósitos en moneda local menores a $100.000 perdió casi dos puntos porcentuales desde su pico de 13,7%, a fines de diciembre pasado, con lo que pierde atractivo frente al atesoramiento de dólares en el colchón.

Las estimaciones de suba del dólar para este año van del 10% al 13%, por lo que la ganancia que se puede obtener apostando por un plazo fijo en lugar de atesorar divisas es cada vez más pequeña y vuelve difícil que el pequeño ahorrista argentino, con paladar débil para el billete verde, pueda optar por los depósitos en pesos.

Distintos bancos de primera línea afirmaron que están revisando la tasa de los plazos fijos minoristas a la baja. Según publica este viernes El Cronista, en uno de ellos dijeron que la corrección se está haciendo “semana a semana, y siempre hacia abajo”.

Una recorrida por las ventanillas confirmó que el premio por ahorrar en pesos es cada vez más pequeño. El BBVA Banco Francés ofrece 11,2% para depósitos menores a $50.000 y el Citi ofrece el 10% para montos similares. Banco Patagonia paga el 13%, Banco Galicia 12,85% y el Macro 14,25% (pero sólo a sus clientes y a través de home banking).

El relevamiento mensual que realiza ZonaBancos.com muestra la tendencia. La tasa promedio de pizarra que ofrecen 39 bancos relevados retrocedió del 13,14% al que estaba a fines de diciembre del año pasado, al 10,58% de fines de febrero último, y durante este mes esa cifra sigue a la baja.

Al parecer, las tasas de interés tuvieron un estrellato fugaz en el menú de opciones de ahorro para las familias.

Luego de la rápida escalada que protagonizaron en el último trimestre de 2011, como resultado de la corrida contra el peso posterior a las elecciones presidenciales de octubre, el costo del dinero tuvo una caída igual de vertiginosa.

El cerrojo impuesto por la AFIP en el mercado cambiario fue sellando una a una las distintas vías de acceso a la compra de dólares, en especial a las empresas, y con esa alternativa cerrada los argentinos tuvieron que conformarse con volcar sus pesos al sector financiero, destaca el matutino.

El shock de liquidez resultante, sumado a factores estacionales como la alta demanda de pesos propia del primer trimestre de cada año, terminó de planchar la tasa de interés a poco de tocar niveles máximos para la era kirchnerista.

Comentarios

comentarios

Publicado en General,Información,Plazo fijo | Sin Comentarios

Deja un Comentario

Por favor, respeta a los demás usuarios. Tu email no se publicará.