Prestamos con cheques

Se derrumba la expansión del crédito bancario a empresas

La incipiente desaceleración de la economía local alienta a las empresas local a postergar sus planes de inversión. El fenómeno impide ahora a las entidades financieras expandir el stock de crédito al ritmo que habían logrado durante los últimos meses y ya redujo a un quinto la colocación de préstamos durante marzo pasado.

La ralentización sorprende porque, hasta el momento, el impacto sólo se había sentido –en menor medida– sobre las líneas destinadas al consumo.

El problema, dicen los banqueros, no es de oferta, sino de demanda. Como prueba de ello, destacan la fuerte baja que registraron las tasas del sistema.

Un informe de IERAL registró que las líneas de financiamiento comerciales, que antes se expandían al 5% mensual, ahora lo hacen al 1%. Y que para la operatoria de consumo la desaceleración fue menos brusca, pero igualmente significativa, de 4% a 1,7 por ciento.

““Probablemente, lo que más está pesando en este comportamiento es la demanda: tanto las empresas como las familias pueden estar enfrentando incertidumbre a la hora de decidir tomar deuda, producto de la baja en el nivel de actividad económica y las medidas restrictivas en el mercado de cambios y de comercio exterior”, explicó a El Cronista, el economista de la consultora, Joaquín Berro Madero.

La dinámica sigue fuerte en términos interanuales, pero registró un recorte de diez porcentuales en sus tasas de expansión. Esta desaceleración se explica, principalmente, por el comportamiento de los adelantos en cuenta corriente, documentos a sola firma y otros documentos, que pasaron de crecer 59,5% en septiembre pasado, en términos interanuales, al 41,6% este mes.

““Este fenómeno no se explica por un problema de liquidez. En los últimos meses se ha acelerado la recuperación de los depósitos bancarios y las tasas de interés nominales han bajado””, advirtió al matutino Berro Madero.

Un ejemplo: hoy los depósitos bancarios crecen al 28% anual y la tasa por plazos fijos minoristas ya cayó 2,7 puntos porcentuales, entre noviembre pasado y estos días, al 12,1% anual.

Al mismo tiempo, se notó una mejora la tasa por adelantos en cuenta corriente que toman las empresas, que pasó del 23,2% anual al 15,7%.

Para los economistas y los banqueros, la menor colocación está vinculada con un escenario de desaceleración en los sectores industriales.

Hace poco, un estudio de la consultora Finsoport reflejó, en este sentido, sobre la base de la estadística del Indec, que en el primer bimestre de este año la expansión industrial fue de apenas un 2,4%, frente al 9% del primer semestre del año pasado.

Aún con este crecimiento, el Estimador Mensual Industrial (EMI) ya refleja dos meses consecutivos de retroceso (la actividad del sector cayó 0,8% sin estacionalidad).

Comentarios

comentarios

Publicado en Créditos,General,Información,Noticias | Sin Comentarios

Deja un Comentario

Por favor, respeta a los demás usuarios. Tu email no se publicará.