Prestamos con cheques

Las tasas de interés ya rozan el 11% ante la excesiva liquidez del mercado

Debido a las fuertes restricciones para acceder a dólares, se acentúa la liquidez en pesos del mercado local y bajan más las tasas de interés. 

plazo fijo

La semana pasada, la Badlar (tasa de plazo fijo mayorista) llegó a tocar valores del 11% y se mantuvo casi todos los días debajo del 12%. Pero al mismo tiempo que las entidades pagan menos por los depósitos, también se abarata el costo del crédito.

La tasa de adelantos en cuenta corriente -el instrumento preferido de las empresas para financiar capital de trabajo de corto plazo- se ubicó en valores del 12,5%, casi diez puntos menos del nivel que mostraba a fines del año pasado.

Las dificultades que tienen las empresas y el público para acceder al mercado cambiario son cada vez más notorias. A tal punto que ya sobre fines de la semana pasada, prácticamente 9 de cada 10 operaciones de compra de divisas consultadas por el público resultaron denegadas por parte de la AFIP.

“Veníamos con un ritmo de convalidación de alrededor de 200 operaciones diarias al público. El viernes había bajado a apenas 17″, grafica el presidente de una de las principales casas de cambio del microcentro a Ambito. Lo mismo sucedió en las sucursales bancarias.

Las empresas hace ya tiempo que venían con fuertes barreras, ya que el Gobierno les impide girar utilidades al exterior. Además, también deben solicitar permiso previo para importar, ya sea bienes o servicios. Todo esto provoca que el acceso al mercado de divisas se haya restringido dramáticamente.

Por otro lado, la reducción de la demanda crediticia se explica por varios motivos:

Al trabarse la dolarización de portafolios y el reparto de dividendos, las empresas tienen mucha más liquidez que en años anteriores. El Central ni siquiera acepta darles el visto bueno a operaciones que supuestamente están permitidas legalmente, como la compra de u$s 2 millones mensuales.

Además, al no haber planes de inversión, la necesidad de financiamiento se reduce, en especial de mediano y largo plazo.

El segmento más afectado es, por lejos, el descuento de cheques. Según información oficial, el stock de financiamiento vía descuento de documentos acumula una caída del 7,5%, que representa una caída mucho mayor cuando se toma en consideración la inflación.

El año pasado fue la línea estrella, con subas que llegaron a superar el 5% mensual. El alargamiento en los plazos de pago en la cadena productiva hace dudar a los bancos sobre la conveniencia de incrementar su stock de cheques.

Resulta cuanto menos extraño que habiendo bajado tanto la tasa de descuento de cheques, que se ubica para empresas de primera línea por debajo del 15% anual, se produzca una caída neta en el stock de financiamiento bancario en este segmento.

El peligro es que en un marco de elevada inflación y aumento del tipo de cambio, el público y las empresas decidan dejar de ahorrar en moneda local y se vuelquen en forma todavía más agresiva a comprar divisas en el mercado informal.

Ya el año pasado, la dolarización produjo un estancamiento de los depósitos en moneda local y el consiguiente empinamiento de las tasas de interés, que generó un rendimiento mayor al ahorrista, pero al mismo tiempo un encarecimiento en el costo del crédito.

Ahora la diferencia es que el acceso al mercado cambiario quedó mucho más limitado, por lo que las posibilidades de que se genere una nueva corrida son menores. Sin embargo, habrá que ver hasta qué punto los ahorristas aceptan seguir efectuando plazos fijos en pesos cuando la tasa de interés se ubica 10 puntos por debajo de la inflación y apenas equilibra el ritmo de aumento del dólar oficial.

Comentarios

comentarios

Publicado en General,Información,Noticias,Plazo fijo | Sin Comentarios

Deja un Comentario

Por favor, respeta a los demás usuarios. Tu email no se publicará.