Prestamos con cheques

Estiman rebaja en Ganancias para suplir aumentos en las tarifas de luz, gas y agua

El Gobierno analiza una nueva rebaja en el impuesto a las ganancias de los trabajadores en relación de dependencia, para compensar el impacto que tendrá el aumento en las boletas de gas, luz y agua tras la quita de subsidios que se prevé para los próximos meses.

SONY DSC

La reducción de ese tributo buscará evitar una retracción en el poder adquisitivo de los salarios de la clase media y que se produzca un freno en el consumo y en la actividad económica, indicó La Nación.

En este proyecto trabajan el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Planificación, Julio De Vido. También se hicieron consultas reservadas en materia impositiva al director de la AFIP, Ricardo Echegaray.

El anuncio de la reducción de parte de los $134.000 millones de subsidios al gas, la luz, agua y los transportes no será inmediato.

“Seguramente se hará después de cerrar las paritarias con los sindicatos, porque implicará un aumento en los cargos en las boletas de servicios para los trabajadores, que impactará en sus salarios”, señalaron al matutino, por lo que es probable que se espere el comienzo de la Copa Mundial de fútbol Brasil 2014 para atenuar la repercusión mediática.

La rebaja de Ganancias implicará una suba del mínimo no imponible del tributo -piso a partir del cual se paga el impuesto-, que compensaría parte del aumento de los servicios.

Pero en el Gobierno admiten que es una exigencia de los sindicatos, que de otra manera no cerrarían acuerdos salariales alrededor del 25% para todo el año, como pretende la Casa Rosada.

Según lo indicado por el matutino, Cristina Kirchner ya cerró un acuerdo de palabra con unos veinte gremios de la CGT de Antonio Caló, que fijarían aumentos que recién en diciembre llegarían al 28 o 30%, con aumentos escalonados en tres tramos.

“En el promedio anualizado esas suban implicarán un 24 o 25% para todo 2014, que es lo que necesita la economía”, confiaron a este diario allegados a la Presidenta. Ése sería el guiño de Cristina Kirchner a los empresarios.

El paso siguiente será exigirles a los empleadores que no aumenten los precios de sus productos hasta diciembre, para poder lograr un equilibrio en la economía y contener la inflación del año por debajo del 30%.

Las rebajas de subsidios no implicarían necesariamente un aumento en los montos que perciben las empresas distribuidoras de luz, gas, agua y transportes.

Sus ingresos seguirán por ahora en los mismos niveles y por ende las empresas no se beneficiarían con más fondos, que es lo que vienen reclamándole al Gobierno.

Solo sería el Estado nacional el que se favorecería con menores gastos al reducir los aportes que hace en materia de subsidios.

Cómo sería el aumento

Los aumentos en las boletas de los usuarios de gas, luz y agua serán segmentados por sectores sociales, informó La Nación.

Para ello se cruzarán bases de datos de la ANSES y de los lugares de residencia de los usuarios para determinar los niveles de poder adquisitivo.

La intención es aumentarles más a los contribuyentes de mayores ingresos y eximir de los incrementos a los de menores recursos.

Precisamente, este estudio está trabando el anuncio: los funcionarios del Gobierno no encuentran el modo técnico de fijar la línea divisoria que permita exceptuar al 30% de usuarios que, según estiman, no podrán afrontar los aumentos.

Por ejemplo, muchos inquilinos no tienen los servicios a su nombre o existen jubilados que habitan departamentos de zonas de alto poder adquisitivo.

La última vez que el Gobierno intentó una rebaja en los subsidios, después del triunfo electoral de 2011, debió frenar la medida al percibir las inequidades que se producían en la aplicación del criterio adoptado y el negativo impacto social que eso produjo en la sociedad.

Un esquema que esbozó un funcionario es así: un trabajador que paga 5000 pesos de Ganancias por año, pasaría a pagar 4500, pero ese ahorro lo destinaría a sostener parte del aumento que se espera en los servicios de gas, luz y agua.

El monto global de subsidios durante 2013 fue de 134.000 millones de pesos, un 34% más que en 2012. Ello representa un 4,5% del PBI y 81.000 millones corresponden a los subsidios energéticos.

¿Cómo incidiría la quita total de subsidios en una familia tipo de clase media? Se estima que en concepto de servicios de luz, gas y agua abona unos 390 pesos mensuales y al eliminarse el subsidio pasaría a pagar 1200 pesos, un incremento de más de 200 por ciento.

Al reducirse Ganancias, un aumento del 25% no sería absorbido por el pago del impuesto y sería aceptado por los gremios. “Éste es el pacto social que buscamos, que no se acelere la inflación ni se resienta la actividad”, señaló un funcionario muy cercano a la Presidenta.

Si en función de esta moderación las empresas se comprometen a contener los precios este año, la Presidenta podría cumplir su objetivo de llegar a 2015 y entregar el mandato en un clima de paz social e incluso postular un candidato presidencial propio dentro del PJ para negociar su propia sucesión.

Comentarios

comentarios

Publicado en General,Información,Noticias | Sin Comentarios

Deja un Comentario

Por favor, respeta a los demás usuarios. Tu email no se publicará.