El mercado de tarjetas de débito y crédito creció 12,3% en 2011

El mercado de tarjetas de débito y crédito creció 12,3% en 2011, un aumento de más del doble de lo verificado el año anterior, en un contexto de expansión de los medios de pago alternativos al dinero, según el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Al cierre del año pasado existía en el país un total de 1,1 tarjetas por habitante, frente a 0,5 en 2003 y 2004, precisó la autoridad monetaria en su Boletín de Estabilidad Financiera.

Las tarjetas de débito, en particular, experimentaron un crecimiento de 13,5% en 2011, “con un dinamismo cinco veces superior que el año anterior y una destacada evolución de los bancos públicos”, según detalla Télam.

“El crecimiento de las cuentas sueldo, originado en la expansión del empleo formal de la economía, impulsó en parte esta tendencia”, explicó el Banco Central.

La cantidad de tarjetas de crédito, en tanto, aumentó 11,1% en 2011, un ritmo de expansión superior al de 2010, dinamizado principalmente por los bancos privados.

De todos modos, dice el Boletín, la disponibilidad de estas tarjetas en términos de la población “aún seguía presentando un espacio de mejora, si se lo comparaba con otras economías emergentes y desarrolladas”.

En la Argentina hay 0,6 tarjetas de crédito por habitante, frente a 0,9 en Brasil y Reino Unido; 2,2 en Canadá; 2,5 en Japón; y 3,5 en Estados Unidos, puntualiza el Banco Central.

El Banco Central destaca, por otra parte, que la utilización de los débitos directos para realizar pagos de servicios (luz, agua, cuotas asistenciales, tarjetas de crédito, entre otros) fue ganando participación en el conjunto de la población.

A la vez, agregó el Banco Central el volumen de cheques compensados aumentó en la segunda mitad del año pasado, respecto de enero-junio, como en términos interanuales, hasta totalizar u$s50 millones de documentos transados por casi $570.000 millones.

También se ampliaron las transferencias inmediatas de fondos: desde la implementación de la modalidad en abril de 2011 hasta febrero pasado se transfirieron fondos por más de $51.200 millones, mediante 11,4 millones de operaciones.

Más de 95% de la cantidad de estas transferencias pertenecieron al segmento de hasta 10 mil pesos, en el lapso julio-diciembre.

Así, las transferencias minoristas e inmediatas, de forma agregada, llegaron a representar 15,9% del PBI en el cierre de 2011, por encima del nivel de 2010.

El Banco Central resaltó, asimismo, el desarrollo de la Cuenta Gratuita Universal (CGU), entre los instrumentos que buscan promover una mayor bancarización de la población.

Hacia mediados de marzo esas cuentas sumaban 101.200 unidades, con un crecimiento de 35% en la segunda mitad de 2011.

De todos modos, aproximadamente 12.700 cuentas se encontraban en proceso de validación, hasta que se complete la verificación de requisitos para los solicitantes.

En cuanto al cheque cancelatorio, desde su relanzamiento hasta febrero pasado se acumularon operaciones en moneda extranjera por u$s229 millones y en moneda nacional por 157 millones, concluye la información del Banco Central.

Publicado en Créditos,General,Información,Noticias,Plazo fijo | Sin Comentarios

Quién es quién en el negocio de los préstamos bancarios

De acuerdo al último Informe de Bancos que publica habitualmente el Banco Central, las líneas de préstamos al sector privado que más crecieron fueron las de los prendarios, con el 64%, y los documentos a sola firma, con el 52 por ciento. En tanto, los hipotecarios solo repuntaron el 34 por ciento.

 

El quién es quién por entidad
Con ese crecimiento del 46%, los préstamos a particulares y empresas prácticamente duplicaron a la inflación “real” que surge de las mediciones de las consultoras privadas.

A nivel individual el mayor repunte lo muestra el Provincia, con un avance del 75%, seguido por el Macro (53%) y el Patagonia, con el 52 por ciento. En tanto, el Santander Río sólo incrementó su cartera en un 33 por ciento.

A partir de esta situación, este último fue el que perdió la mayor cuota de mercado, pues pasó del 8,8% al 8,1%, mientras que el Provincia ganó 1,1 puntos porcentuales, seguido en orden de importancia por el Macro, con 0,4 puntos porcentuales.

Como resultado de estas diferencias, lo más relevante en cuanto a cambio de posiciones es lasuba de Macro, ya que pasó del quinto al cuarto puesto, desplazando al BBVA Francés, y la del Patagonia que entró en el “top ten”.

Pese a estos movimientos en el grupo de vanguardia, su participación en el total se mantuvo prácticamente constante en el 50 por ciento. Dicho de otra manera, sólo diez entidades aglutinan la mitad de los préstamos en un universo de 80 bancos.

Los líderes en cada rubro
Tomando en cuenta el selecto grupo de los “top ten” surge que:

El HSBC lidera el segmento de Adelantos, con $3.450 millones a diciembre, con una participación del 12% del total. Le siguen de cerca del Santander y el BBVA Francés.

En el segmento de compra de documentos, el primer lugar lo ocupa el Provincia, con $7.177 millones y el 11% del mercado, escoltado por el Galicia y el Credicoop.

Los créditos hipotecarios son los que presentan el mayor grado de concentración y están encabezados por el Nación, con casi el 40 por ciento. Le sigue de lejos el Ciudad con el 12 por ciento.

El rubro prendarios muestra uno de los mercados más competitivos, pues entre los diez primeros bancos “sólo” otorgan el 63% del total. Aquí pica en punta el Nación, por su apoyo al sector agropecuario, con el 18%, seguido por el HSBC y el Santander.

Finalmente, en el rubro de Personales se destaca el Macro, que con $7.490 millones aglutina casi el 14% de las colocaciones a particulares.

 

La mayor actividad se refleja en los balances
El incremento de la cartera de crédito por encima de la inflación influyó positivamente en cuanto a la rentabilidad obtenida y evidencia el buen momento que atraviesa el sector.

Ello surge de comparar las ganancias en pesos de los balances de la mayoría de las entidades en términos absolutos y relativos, pero además en términos de patrimonio neto.

Los motivos de esta mayor rentabilidad, según Gustavo Giraldez, de ZonaBancos.com, pueden encontrarse en “el perfil claramente orientado al consumo que adoptaron en los últimos años”.

“Hoy las ganancias que obtienen están vinculadas directamente al negocio y no por movimientos especulativos, asociados al trading”, agregó Giraldez.

Las cifras son contundentes. Los “top ten” incrementaron sus ganancias anuales en el orden del 20%, aunque como suele suceder en estos casos, con marcadas diferencias entre las entidades.

El ránking de beneficios es encabezado por el Nación, con $3.312 millones, seguido por el Santander y el Macro, con $1.677 y $1.176 millones, respectivamente. A este club de los de “más de mil millones” se suman el Galicia, el BBVA Francés y el HSBC.

En términos relativos, los mayores incrementos se contabilizan en el Galicia, cuyos resultados treparon un 136% seguido muy de lejos por el HSBC y el Patagonia. Pero no todas son buenas noticias, pues el BBVA Francés y el Ciudad arrojan resultados menores a los del año anterior.

Para Ana Cavuzzo, Senior Director de Fitch Ratings, “los bancos obtuvieron buenas ganancias en 2011 que se explican, en parte, por un aumento muy superior al 40% de los préstamos con respecto a 2010″.

“A ello se agrega que creció el margen de interés, aumentaron las comisiones y también lograron buenos resultados por títulos públicos”, destacó la experta.

En cuanto a la rentabilidad en relación al patrimonio neto, el ranking lo encabeza el Santander Río, que alcanzó la friolera del 54%, seguido por el Galicia (44,5%) y el Francés, con el 34 por ciento.

Si estos resultados se comparan con los obtenidos en igual lapso del año anterior, se destaca suduplicación en el caso del Galicia, seguido de lejos por el Credicoop.

En sentido inverso, lo más destacado es la abrupta caída del rendimiento de algunos bancos, en particular el BBVA Francés, pues su ROE pasó del 47% en 2010 al 34% en el último ejercicio. También perdieron rentabilidad el Ciudad y en menor medida el Provincia.

Para el economista Rodrigo Benítez, del Estudio Alpha, los principales factores tienen que ver con:

  • El crecimiento continuo de la intermediación financiera.
  • Una muy buena calidad de cartera.
  • Altos niveles de liquidez.
  • Un spread sostenido por el relativamente bajo costo de fondeo.
  • Acuerdo salarial elevado, pero particionado en cuotas, lo que disminuyó el incremento promedio del año.
  • Precio de activos financieros que mostraron una buena dinámica en la mayor parte del ejercicio.

Según Fausto Spotorno, economista de Orlando Ferreres y Asociados, “el sector bancario junto con el comercial fueron los que mayor crecimiento presentaron en 2011 porque son los más favorecidos en el actual modelo de consumo”.

“Con los niveles actuales de inflación, los bancos se ven beneficiados porque a los clientes se les va reduciendo en términos reales la cuota a pagar, en la medida en que los aumentos de salarios lo acompañen”.

Desde Puente sostuvieron que “el año pasado fue positivo para el sector, pues más allá de una leve caída en su margen financiero, los indicadores de calidad de cartera mejoraron, y se mantienen en niveles históricamente bajos (los préstamos en mora solo representan el 1,4% del total)”.

“Por su parte, el sistema logró mantener su productividad, a pesar de los mayores gastos de estructura y aumentos salariales. Todo esto, junto a los mayores ingresos por servicios permitió que el sector presente su séptimo año consecutivo de ganancias ($14.754 millones) con un retorno sobre activos de 2,7% (ambas cifras por encima de las registradas durante 2010″, explicó Leonardo Bazzi, responsable de Reseach.

Daniel Marx, director de Quantum Finanzas, consideró que “los bancos tuvieron importantes ganancias en 2011 pero el crecimiento de la intermediación financiera con respecto al PBI resultó ínfimo”.

“Lo que sí creció con fuerza es el margen por la suba de tasas activas mientras que las pasivas se mantuvieron bajas”, sostuvo Marx.

Qué se puede esperar para el corriente año
A principios del 2012 sobrevolaban dos fantasmas sobre la actividad: la aprobación de unanueva ley de entidades financieras que restringiera la operatividad del sector y un menor ritmo de crecimiento del crédito, debido a cierto agotamiento del modelo de consumo impulsado por el Gobierno.

Paradójicamente, la aprobación de la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central despejó ambas dudas. Por un lado se decidió archivar el proyecto de declarar al negocio como un “servicio público” y se le brindó al organismo monetario la facultad de intervenir en el mercado para alentar el nivel de actividad.

“Para los próximos meses, estimamos que la performance del sistema será similar a la del primer trimestre. También creemos que es preciso aclarar que, de llevarse adelante un ajuste por inflación, los resultados de las entidades se verían muy distintos: algunas que parecen tener grandes ganancias no contarían con beneficios tan abultados y los bancos que presentan importantes rentabilidades, no mostrarían números tan altos”, afirmó Marx.

“Desde Fitch Ratings pensamos que el 2012 no va a ser tan bueno porque existe cierta imprevisibilidad en el sector”, señaló Gavuzzo.

El analista de ZonaBancos.com, concluyó que “en la medida que desde diversos ámbitos se siga fomentando el consumo que implique financiamiento, esto continuará generando una parte muy importante de la rentabilidad de las entidades”.

 

Publicado en Créditos,General,Información,Noticias,Plazo fijo | Sin Comentarios

La baja de las tasas de interés impulsó la suba de los préstamos al sector privado

“A pesar de los factores estacionales que actúan en el comienzo del año, el crédito mantuvo su sesgo expansivo en enero”, según surge del Informe de Bancos, que habitualmente elabora el Banco Central.

Además, sostuvo que “el saldo de balance de los depósitos totales (moneda nacional y extranjera) aumentó 2,5% en enero fundamentalmente por las imposiciones del sector público”.

Otros puntos salientes del informe consignan que:

  • Los depósitos del sector privado se expandieron 0,9% en enero, con un aumento de 4,4% en los depósitos a plazo -mayor suba relativa desde comienzos de 2009- y una disminución de las cuentas a la vista de 1,7 por ciento.
  • En términos interanuales, el crecimiento de los depósitos totales estuvo impulsado por las colocaciones del sector privado (especialmente los depósitos a plazo en moneda nacional) que alcanzaron a representar un 70% de las imposiciones totales, casi 2 puntos porcentuales más que hace 12 meses.
  • El crédito bancario al sector privado creció 1,2% en enero (44,5% interanual) principalmente impulsado por las entidades financieras públicas, con una expansión difundida entre las líneas de financiamiento.
  • Por cuestiones estacionales este desempeño mensual fue más moderado que en los períodos precedentes, con un aumento del crédito a las familias del 2,4%, mientras que el financiamiento a las empresas creció un 0,4%.

En el comienzo del año las principales tasas de interés activas operadas se redujeron,movimiento común a todos los grupos de bancos.
En enero el indicador amplio de liquidez del sistema financiero (considerando partidas en pesos y en moneda extranjera) aumentó por segundo mes consecutivo, principalmente por un incremento de los pases con el BCRA y por mayores tenencias de Lebac y Nobac. El nivel de este indicador se ubicó en un 39,9% de los depósitos totales a enero.
Finalmente, el informe expresa que “los bancos privados ganaron en enero $765 millones, un 13,7% más que igual mes del año pasado, informó el Banco Central. Así, en los últimos 12 meses la ganancia que obtuvieron en conjunto fue de $9.072 millones.

Publicado en Cambio de divisas,Dolar,General,Información,Plazo fijo | Sin Comentarios

La baja de las tasas de plazo fijo le puso freno a la bicicleta financiera

El veranito para el ahorro en pesos parece estar llegando a su fin o, al menos, haber caído en un bache de importancia.

La tasa promedio que obtienen los depósitos en moneda local menores a $100.000 perdió casi dos puntos porcentuales desde su pico de 13,7%, a fines de diciembre pasado, con lo que pierde atractivo frente al atesoramiento de dólares en el colchón.

Las estimaciones de suba del dólar para este año van del 10% al 13%, por lo que la ganancia que se puede obtener apostando por un plazo fijo en lugar de atesorar divisas es cada vez más pequeña y vuelve difícil que el pequeño ahorrista argentino, con paladar débil para el billete verde, pueda optar por los depósitos en pesos.

Distintos bancos de primera línea afirmaron que están revisando la tasa de los plazos fijos minoristas a la baja. Según publica este viernes El Cronista, en uno de ellos dijeron que la corrección se está haciendo “semana a semana, y siempre hacia abajo”.

Una recorrida por las ventanillas confirmó que el premio por ahorrar en pesos es cada vez más pequeño. El BBVA Banco Francés ofrece 11,2% para depósitos menores a $50.000 y el Citi ofrece el 10% para montos similares. Banco Patagonia paga el 13%, Banco Galicia 12,85% y el Macro 14,25% (pero sólo a sus clientes y a través de home banking).

El relevamiento mensual que realiza ZonaBancos.com muestra la tendencia. La tasa promedio de pizarra que ofrecen 39 bancos relevados retrocedió del 13,14% al que estaba a fines de diciembre del año pasado, al 10,58% de fines de febrero último, y durante este mes esa cifra sigue a la baja.

Al parecer, las tasas de interés tuvieron un estrellato fugaz en el menú de opciones de ahorro para las familias.

Luego de la rápida escalada que protagonizaron en el último trimestre de 2011, como resultado de la corrida contra el peso posterior a las elecciones presidenciales de octubre, el costo del dinero tuvo una caída igual de vertiginosa.

El cerrojo impuesto por la AFIP en el mercado cambiario fue sellando una a una las distintas vías de acceso a la compra de dólares, en especial a las empresas, y con esa alternativa cerrada los argentinos tuvieron que conformarse con volcar sus pesos al sector financiero, destaca el matutino.

El shock de liquidez resultante, sumado a factores estacionales como la alta demanda de pesos propia del primer trimestre de cada año, terminó de planchar la tasa de interés a poco de tocar niveles máximos para la era kirchnerista.

Publicado en General,Información,Plazo fijo | Sin Comentarios

Llega el plan “reservas para todo” para oxigenar la caja del Gobierno y sostener el precio del dólar

La Ley de Convertibilidad, que obliga al Banco Central a respaldar con billetes verdes la totalidad de los pesos en circulación, pasará a ser parte del pasado. Analistas temen que el cambio abra una peligrosa puerta y temen por “viejos fantasmas” de los ´80. La modificación y sus implicancias.

La parte más fácil de la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central va a sersu aprobación: luego de la comparecencia que hoy hará Mercedes Marcó del Pont en el Congreso, se espera una suerte de  “voto express”.

La postura oficial, según expresó el siempre elocuente Roberto Feletti, ex viceministro de Economía y actual diputado K, es que con esta iniciativa “se está recuperando la soberanía de la política monetaria”.

Lo difícil va a venir después: convencer a un mercado cada vez más sensibilizado de que esto no será, como advierten algunos economistas, la apertura de una caja de Pandora de la cual saldrán dos de los males más temidos por los bolsillos argentinos. Es decir, la inflación y la devaluación.

Es que inevitablemente surge el interrogante acerca de qué tan grave puede ser una medidade este tipo.

Existe cierto consenso respecto de que, desde el punto de vista técnico, no es necesario que la masa de dinero circulante esté respaldada con reservas, como de hecho no lo es en la mayoría de los países.

Pero, la Argentina no es una nación cualquiera, ya que la depreciación de la moneda llevó a que el signo monetario tuviera que agregar 13 ceros.

Como dato inquietante para los nostálgicos de la convertibilidad, la consultora Economía & Regiones difundió una estimación según la cual, para fin de año, el dólar tendría que llegar hasta $6,56 si se quisiera que todos los pesos estuviesen respaldados por divisas. Es decir, una devaluación del 50 por ciento.

Por lo pronto, la casi totalidad de los expertos coinciden en los siguientes puntos:

• La reforma de la Carta Orgánica es una mala señal, no por un motivo técnico sino porque es el síntoma de que el Gobierno admite que los dólares que ingresan al país ya no alcanzan para sostener “el modelo”.

• La reacción del Gobierno, en vez de apuntar a solucionar los problemas de fondo (léase reducir la inflación y sincerar el tipo de cambio), prioriza la “captura” de una nueva cajaque aporta oxígeno en el corto plazo.

• Por lo anterior, el principal mérito de esta medida es que le permite al oficialismo ganar tiempo como para evitar que las inconsistencias económicas entren en crisis. En otras palabras, se podrá contar con los dólares necesarios para pagar deudas y cubrir las importaciones energéticas, sin que ello implique tener que devaluar el peso de forma más acelerada.

El punto en el que hay discrepancias es cuán largo será ese tiempo que los funcionarios Klograrán “comprar” gracias a las divisas del Banco Central.

Mientras algunos analistas se quejan del rumbo económico pero admiten que la declinación será suave, otros encienden luces de alarma y comparan la situación actual con la que se vivió en los inflacionarios años ’80.

Por lo pronto, hay algunos indicadores que en las próximas semanas permitirán saber cuál de los dos grupos está más cerca de la verdad. Y uno de ellos es la cotización del dólar en el mercado paralelo.

Los más escépticos argumentan que, ante una evidencia de las fisuras del “modelo”, eltermómetro mostrará una amplia brecha entre el oficial y el “blue” que, actualmente, se ubica en un poco significativo 6,4 por ciento.

“Van a seguir incrementándose los controles para reducir la demanda de dólares. Y es muy probable que veamos un aumento del ‘blue’”, advierte Aldo Abram,director de la Fundación Libertad y Progreso.

Esta opinión es compartida por la mayoría de sus colegas. Así por ejemplo, Luis Palma Cané estima que en un contexto signado por un billete verde abaratándose y restricciones a la compra, con el tiempo se hará evidente una “ampliación de la brecha”.

“Como el Banco Central no va a querer mover mucho el tipo de cambio, se va a ver mucha mayor tensión en el mercado y una posible suba del paralelo”, afirma Jorge Todesca, director de Finsoport.

Sin restricciones
Una vez cumplimentado el paso por el Congreso, el Banco Central tendrá vía libre para avanzar en un terreno “codiciado” por el Gobierno, pero en el que tenía ciertas limitaciones.

A partir del visto bueno legal, quedará en el olvido aquél “viejo” concepto que decía que la cantidad de pesos que circulan en el país deben contar con su correspondiente respaldo en dólares.

Más aún, el total de reservas quedará a “discreción” de las autoridades del Banco Central.

Y serán los funcionarios de turno quienes decidan qué nivel tiene que tener el país.

¿Mucho?, ¿poco?, ¿cuánto? Las respuestas a estos interrogantes no saldrán de un cálculo matemático, ni de una fórmula escrita. Será lo que se decida según el momento y las necesidades del Gobierno de turno.

Como era de prever, una iniciativa de este tipo despierta todo tipo de opiniones. Algunas a favor, otras “neutras”, y varias en contra.

Claro está que en los dos primeros grupos se encolumna el Gobierno, funcionarios y analistas que defienden a ultranza el modelo K.

“Debemos saber que el Banco Central debe estar en función de la economía real, no tampoco para hacer cualquier zafarrancho”, afirmó Cristina Kirchner.

Y prometió que, de aprobarse la ley, se mantendrá “la independencia de cualquier instrucción que pueda darle el Gobierno” a la entidad.

También Roberto Feletti defendió la iniciativa, al señalar que la modificación es “un cambio simbólico”, a la vez que afirmó que “con la crisis del 2001 la posibilidad de asignar recursos discrecionalmente había quedado acotada”.

Además, recalcó que con la modificación a la Carta Orgánica se busca que la Banco Central “puedaintervenir en el mercado de crédito, donde los bancos no lo hacen”.

“Lo que la Presidenta plantea es que (el BCRA) pueda regular el crédito, lo que torna como innecesaria la modificación de la ley de Entidades Financieras”, aclaró Feletti.

De acuerdo con el proyecto oficial, el Banco Central podrá, entre otras cosas:

• Ejecutar con mayor discrecionalidad la política cambiaria y aplicar la ley de entidades financieras.

• Orientar el crédito a donde lo crea conveniente.

• Actuar como agente financiero del Gobierno.

• Hacer uso de las reservas con amplio grado de libertad.

Asimismo, una vez aprobada la iniciativa, deberá ejecutar su política cambiaria en un todo de acuerdo con la legislación que sancione el Congreso.

En buen romance, la suma de estas atribuciones les confiere a la actual Presidenta y a los próximos gobiernos un poder pocas veces visto.

Más poder, más concentración 
En la vereda de enfrente del oficialismo, los críticos a los cambios que impulsa el Ejecutivo no hacen más que advertir sobre las consecuencias que puede traer el manejo “a discreción” de las reservas que se le otorgará al Gobierno de turno.

“Vamos hacia una mayor concentración del poder en el Banco Central y a una Argentina que cae cada vez más en la voluntad de una persona”, afirma Todesca.

“La Presidenta dijo que no iba a reformar la Ley de Entidades Financieras. Sin embargo, en el fondo lo está haciendo, pues la nueva norma le permitirá al Central decidir hacia dónde orientar el crédito y administrar las tasas”, sostiene Abram.

Para Federico Bragagnolo, economista senior de Econviews, “el proyecto plasma formalmente algo que se viene dando en la práctica, que es que el Banco Central tiene una multiplicidad deobjetivos que van más allá de buscar la estabilidad monetaria”.

Incluso, la iniciativa contempla (artículo 11) que “cuando razones de urgencia así lo exijan, elPresidente podrá resolver asuntos reservados al directorio, en consulta con el Vicepresidente, o quien haga sus veces y un director”.

“Este artículo le otorga a quien presidiere la entidad la potestad de emitir normas similares a los tan criticados decretos de necesidad y urgencia (DNU)”, afirma un analista que solicitó mantener su nombre en reserva.

Otro de los críticos es el ex titular de la entidad, Alfonso Prat Gay, quien señala que con las modificaciones a la Carta Orgánica del BCRA “se le da una discrecionalidad y falta de transparencia total -con prescindencia de rendir cuentas- como creo que no existe en ningún lugar del mundo”.

En su visión, esto es así dado que más allá de cumplir con el rol de “defender el valor de la moneda”, la autoridad monetaria incorporará otras áreas en las que influirá de manera muy marcada.

Esa “irresistible” tentación llamada reservas 
El punto que más polémica ha generado es el que se refiere a la potestad que tendrá eldirectorio del Central para definir cuál es el nivel de reservas y utilizar “el sobrante” para el pago de deudas.

Sobre el particular, Prat Gay dejó de manifiesto su pronóstico escéptico: “Este cambio perpetúa el esquema de pagar endeudamiento contraído por cualquier gobierno y recibir, a cambio, papelitos que son promesas de pago”.

En su visión, el peligro radica en que con las arcas del Central, al quedar a merced de quien maneje los destinos del país -sea éste u otro gobierno posterior- pueden quedar diezmadas del mismo modo a lo sucedido con las reservas de gas y el petróleo.

“Hay una voracidad por gastarse los ahorros de los argentinos, creyendo que nos dan a todos una sensación de bonanza por el elevado consumo”, destaca el ex titular del BCRA, Martín Redrado, otro de los críticos a la iniciativa.

El proyecto también admite otra lectura, en lo que hace a la necesidad de convalidar una situación que se viene dando desde hace ya tiempo y que supone un retroceso a lo ocurrido décadas atrás.

Sobre el particular, Rodolfo Santángelo, director de M&S, argumenta que “el Gobierno no hace más que ratificar el financiamiento que el país viene teniendo ya hace tres años”.

Y agrega: “En definitiva, la modificación no hace más que consolidar el modelo inflacionario de la década de los ´80″.

Haciendo cuentas 
Una vez que se convierta en ley, quedará definitivamente superada una de las restricciones que más le complicaron la vida al Central: la obligación de mantener la relación técnica entre lasreservas y la base monetaria.

Cabe apuntar que, sin la modificación propuesta, el Gobierno se habría visto obligado a salir a buscar fondos al mercado de crédito por unos u$s1.200 millones. Con la iniciativa resuelve este “escollo”.

En efecto, según los cálculos oficiales, el sólo hecho de dejar de lado los fundamentos básicos de la Ley de Convertibilidad hace que queden liberados cerca de u$s3.000 millones.

Y este también es uno de los puntos que -de cara al corto plazo- hace que el alcance de la medida no sea menor.

Sucede que, esa cifra, sumada a los u$s4.000 millones que ya tiene disponible, le permite hacerse de más dinero del que necesita para cubrir las necesidades de financiamiento incluidas en el Presupuesto para este año (u$s5.700 millones).

“La decisión de liberar las reservas de libre disponibilidad debe interpretarse como que no se llegaba a juntar esa plata y por eso se pensó en esta iniciativa”, dice Redrado.

Pero eso no es todo. Podría destinar esos u$s1.000 millones excedentes al financiamiento del mercado interno.

¿Será la última gran reforma?
Entre los economistas consultados por iProfesional.com, existen algunas discrepancias en cuanto a si con este paso se concluye el proceso iniciado luego de las elecciones presidenciales del año pasado.

Para Todesca, “esta reforma es la pieza que completa el esquema que integran las medidas que se vienen tomando desde octubre”.

En cambio, Rodolfo Santángelo considera que “en realidad, esta es la anteúltima reforma”. Porque, la última será la de sacar los límites al financiamiento de emisión monetaria.

Según el analista, “eso se dará en el transcurso de este año o, a más tardar, a principios del próximo”.

Impacto en inflación y dólar
De más está decir que la suma de las nuevas atribuciones despierta la inquietud sobre lasconsecuencias del nuevo marco en la inflación y en la evolución del tipo de cambio, en sus dos versiones: el libre y el marginal.

Desde las esferas oficiales, existe el pleno convencimiento de que nada hace suponer de que se incrementará la presión alcista sobre la cotización del oficial.

Para sostener tal argumento, consideran clave el control oficial para reducir la demanda de particulares y empresas (vía AFIP) como así también el haber ampliado la oferta, luego de restringir el giro de dividendos, amurallar importaciones y obligar a firmas a retrasar el pago de las mismas.

Para Bragagnolo “esta iniciativa es una confirmación de que el tipo de cambio oficial se va a mover más lentamente que la inflación”.

Pero, a la vez, los expertos consultados advierten que se irá ampliando la brecha entre éste y el dólar blue.

“El Banco Central cuenta con reservas para controlar el mercado. Pero un debilitamiento de su balance provocará una mayor presión sobre el precio del paralelo”, afirma el analista de Econviews.

También se espera un mayor retraso cambiario, producto de un billete verde que seguirá creciendo por debajo de la suba de precios.

“Con una inflación de dos dígitos, por encima del 20%, es muy difícil que el tipo de cambio la pueda superar. Este es un problema que se irá agravando con el paso del tiempo”, afirma el economista Carlos Melconián.

Al igual que Melconian, varios expertos sostienen que al tener el Banco Central vía libre para emitir más pesos, el índice inflacionario irá sacándole mayor distancia a la suba de la divisa estadounidense.

Rodolfo Rossi, ex titular del BCRA, prevé que “con el incremento de la base monetaria y la simultánea reducción de reservas, la inflación irá en aumento y será enfrentada compulsivamente con el control de los precios internos”.

Además, afirma que ello “generará una inflación reprimida; una distorsión general de precios relativos y una seria ampliación de la brecha cambiaria”.

No obstante, el hecho de que la economía modere su crecimiento -tal como se espera que ocurra en este 2012- hará las veces de “efecto amortiguador” para que los precios no suban tan rápido y así, los bolsillos de los argentinos no se vean tan castigados.

Publicado en Cambio de divisas,Información,Noticias,Plazo fijo | Sin Comentarios

Plazos fijos y bonos, opciones para cubrirse ante una suba del tipo de cambio

A la hora de comprar dólares, muchas son las personas que se encuentran con un desencanto de la mano de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que les impide llevar adelante la operación.

Pero, si usted es una de esas personas, no debe desalentarse pensando que no podrá cubrirse de la variación eventual del tipo de cambio o incluso hacerse de dólares billete, sin tener que violar la ley recurriendo al mercado informal.

Sucede que algunos bancos notaron la situación y comenzaron a lanzar sus propuestas. Por ejemplo, muchos se lanzaron con plazos fijos que son en pesos, pero que se actualizan en función de la variación del tipo de cambio. Se conocen técnicamente como DIVA dólar (Depósito a Interés Variable Argentino).

El Supervielle es uno de ellos. Con $1.000 se puede suscribir su plazo fijo DIVA Dólar, que tiene como plazo mínimo 180 días.

En este caso, el banco ofrece una tasa de 5% anual en pesos, además de la ganancia que surja de la variación del tipo de cambio. El banco reconoce al inversor una apreciación del dólar de hasta 10% (esto es, un tipo de cambio que llegue a $4,80), según describe una nota del diario La Nación.

También, para los que se animen a un plazo más largo, esa institución ofrece un DIVA Dólar con vencimiento en enero de 2012. En este último caso, paga una tasa de 5% anual en pesos, y cubre de variación del dólar hasta $5,60.

“El tope de variación es eficiente, por cómo entendemos que se está moviendo el dólar, nada parece indicar que vaya a ir más allá de eso”, le explicó al matutino porteño Hernán Barletta, gerente de Inversiones, Renta Alta y Alianzas del Supervielle.

El Banco Ciudad tiene desde hace algún tiempo un producto similar. Su DIVA también tiene un plazo mínimo de seis meses y se necesitan para suscribirlo por lo menos 5.000 pesos.

“Ofrecemos una tasa de interés de 1,5% anual, más lo que sea la devaluación del peso hasta la fecha de vencimiento, con un tope del 10% -explicó al mencionado diario Francisco Gismondi, asesor de presidencia del Ciudad-. Es lo mismo que decir que el inversor se lleva una tasa de 1,5% en dólares”.

Claro que los plazos fijos bancarios toman siempre el dólar formal (no el del mercado negro, que es más alto) y ofrecen una cobertura, pero no dan efectivamente dólares billete. Con lo cual, cuando el inversor rescata los pesos, puede que nuevamente se encuentre con el dilema de no poder comprar las divisas.

Por eso, otro de los instrumentos que más se usa en estos días para poder hacerse de dólares billete es el Boden 2012, el bono soberano que vence en agosto. Si bien está denominado en moneda extranjera, el título se puede comprar con pesos, y al vencimiento, pagará dólares billete (en blanco).

El bono, que prácticamente no tiene mucho riesgo, ofrece una TIR del 4% y en su cotización tiene implícito un dólar de $4,77, esto es, similar al del mercado informal o blue, que estaba el viernes entre 4,70/4,74. Esto significa que, al vencimiento, el bono también pagará en función de la cotización del dólar informal.

Miguel Bechech, director ejecutivo de Balanz Capital Asset Management, opinó que, aunque tienen más volatilidad, también los cupones atados al PBI en dólares son una alternativa muy interesante.

Lo mismo las obligaciones negociables (o bonos emitidos por empresas), ya que la mayoría de las cuales son en dólares. Como todo bono, las ON se suscriben en pesos y pagan intereses y capital en dólares, explicó la nota de La Nación. Aunque, adviertió Bechech, tienen menos liquidez, son a más largo plazo y suelen tener más volatilidad.

Publicado en Dolar,General,Información,Noticias,Plazo fijo | Sin Comentarios

Advierten que las tasas de interés volverán a trepar a partir de marzo

Las tasas de interés, que bajaron cinco puntos porcentuales en el último mes y medio, habrían tocado su piso y podrían empezar a repuntar levemente a partir de marzo.

No sólo entrará a jugar el mes que viene un factor estacional, ya que en marzo suele crecer siempre la demanda de crédito, sino que también los bancos deben cumplir con ciertas exigencias técnicas que podrían recortar un poco el excedente de liquidez que tienen en estos días.

En el sistema financiero, la tasa Badlar, como se conoce en la jerga financiera a la tasa que pagan los bancos por sus plazos fijos de más de $1 millón, se cotizaba esta semana torno del 14 por ciento anual.

Hacia fines del año pasado, en plena corrida cambiaria, había llegado a tocar el 20% anual, lo que motivó un llamado del Banco Central (BCRA) a los principales banqueros del sistema para que se esforzaran en bajarla, según consigna La Nación.

Para el BCRA es importante que las tasas de los depósitos no suban demasiado, ya que de otra forma también se encarece el crédito y, por ende, se desacelera la actividad económica.

Sin embargo, existe también un límite para la baja, ya que de otra forma los ahorristas no tienen incentivos para dejar su dinero en los bancos y, entonces, suelen volcarse al dólar.

Dicho medio realizó un relevamiento entre varios banqueros, tanto de entidades privadas como públicas, y si bien ninguno prevé ahora un salto de las tasas, tal cual se vivió en el último trimestre de 2011, sí pareciera existir un consenso generalizado de que la baja definitivamente habría encontrado su piso.

“En un contexto en que las expectativas de depreciación del peso y la tasa Badlar han vuelto a niveles similares (aunque aproximadamente 500 puntos básicos por encima del promedio del 2011) no parece evidente que el derrotero bajista de la Badlar pueda extenderse en forma significativa en el corto plazo”, asevera, en tanto, un informe reciente de la consultora Quantum Finanzas, que dirige el economista Daniel Marx.

Más allá del pedido del BCRA, por prudencia, muchos bancos optaron en diciembre por atesorar pesos y recortaron su oferta de crédito, lo que hizo que las tasas de interés luego empezaran a bajar naturalmente, a medida que además se fue calmando la presión sobre el tipo de cambio.

También ayudó en la baja de tasas el hecho de que el BCRA les diera a las entidades bancarias la posibilidad de cumplir con sus requisitos regulatorios de liquidez en un período de 90 días(de diciembre a febrero), en lugar de hacerlo en un sólo mes.

Por norma, los bancos tienen que integrar en el BCRA un porcentaje mensual de pesos, que se conoce técnicamente como requisito de liquidez. Para evitar que las tasas suban a fines de año, el BCRA viene ya desde hace varios años autorizando a los bancos a cubrir esta exigencia de forma trimestral.

Sin embargo, en marzo, los bancos volverán a tener que cumplir con esta exigencia con una periodicidad mensual, lo que provocará que estén algo menos holgados con los pesos.

 

Publicado en Información,Plazo fijo | Sin Comentarios

El Gobierno busca que vuelvan a la acción los dólares del colchón

El BCRA y el Ministerio de Economía evalúan alternativas para subir las tasas que reciben los ahorristas.

El Gobierno no suele admitir sus problemas públicamente. Sin embargo, a esta altura, no hace falta que diga que el drenaje de dólares lo preocupa, no más basta con ver las últimas medidas para darse cuenta de lo obvio: las trabas a las importaciones , la tácita prohibición al giro de utilidades y los mayores controles para la compra de divisas por parte del público minorista son todas iniciativas en una misma dirección.

No obstante, ahora, con el deseo de recuperar algo del terreno perdido frente al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tanto de Economía como del Banco Central (BCRA) estarían viendo de desarrollar un mecanismo para que los dólares que se fueron del sistema financiero vuelvan voluntariamente. Sin reservas de libre disponibilidad para financiarse ni la voluntad de recurrir a los mercados internacionales de deuda, para el Gobierno es fundamental hacerse de dólares para cubrir necesidades financieras. Según lo establecido en el presupuesto 2012, este año el Gobierno pensaba usar reservas de libre disponibilidad -que hoy no existen- para cubrir vencimientos por US$ 5674 millones.

En tal sentido, según confiaron a LA NACION fuentes del Ministerio de Economía, se barajan por estos días varias propuestas que, en última instancia, tendrían como objetivo aumentar la remuneración que los ahorristas reciben por sus dólares. De esta forma, confían las fuentes, quienes tienen sus divisas en cajas de seguridad y en el colchón podrían tener algún incentivo para volver a depositarlas en el sistema. Hoy, un plazo fijo a 30 días en moneda extranjera en un banco no se paga más de 0,4%, según datos del Banco Central (BCRA).

Una de las razones por las cuales la tasa en dólares que ofrecen los bancos es tan baja es que, por disposición del BCRA, tras la salida de la convertibilidad, las entidades sólo pueden usar las divisas que captan del público para prestarle al comercio exterior, pero no para otro tipo de préstamos. Esto los deja muchas veces con una gran cantidad de dólares ociosos, que terminan siendo un costo.

Así es que una de las alternativas que se están barajando entre el BCRA y Economía es la posibilidad de emitir un título, algo similar a las Letras (las Lebac, como se conocen en la jerga) que el Central coloca semanalmente para absorber pesos, pero en este caso denominados en moneda extranjera. Tanto los bancos como los inversores minoristas podrían suscribirlas, como sucede hoy con las Lebac del BCRA.

REMUNERACIÓN POR ENCAJES

Otra de las opciones, confiaron las fuentes, es directamente que el BCRA comience a remunerar los encajes de los bancos en dólares. Los encajes son la porción de fondos que deben depositar los bancos en el BCRA cada vez que reciben un depósito del público, a modo de seguridad. Se supone que al recibir una remuneración por los encajes, los bancos tendrán más alicientes para pagar más también por los depósitos en dólares del público. Consultados al respecto por LA NACION, tanto en el Banco Central como en el Ministerio de Economía no quisieron hacer comentarios.

“La mayoría de los dólares que se fueron del sistema están en el colchón o en cajas de seguridad. Si la gente pudiera recibir una tasa del orden del 4% por ellos, sería mucho más atractivo depositarlos en el banco”, señaló la fuente de Economía. “Las cajas son puro costo, y ésta es una tasa incluso mejor de la que podrían obtener en cualquier banco en el exterior”, agregó.

Con estas medidas, aseveran, se desterraría además una idea que en algún momento llegó a conversarse en el Gobierno, pero que generó gran rechazo desde el sector financiero, y era la posibilidad de colocar un bono en dólares a los bancos de forma compulsiva. Para los banqueros, una iniciativa de este tipo trae los peores recuerdos de los últimos meses de la convertibilidad, cuando el por entonces ministro de Economía Domingo Cavallo se valía de la liquidez en dólares del sistema financiero para financiar el déficit público.

Desde que el Gobierno impuso controles para la compra de dólares por parte del público minorista, en octubre de 2011, se estima que se fueron del sistema financiero más de US$ 4000 millones. Si bien con el cepo cambiario, la fuga de divisas menguó en diciembre y enero, en la City admiten que no se ha detenido por completo.

Los depósitos en dólares, que cayeron US$ 2434 millones, a US$ 12.188 millones, de octubre a diciembre de 2011, vienen bajando en lo que va del año US$ 139 millones, hasta quedar en US$ 12.013 millones, según los últimos datos disponibles en el BCRA.

Los economistas privados estiman que, en 2011, la salida de capitales ascendió a más de US$ 24.000 millones, con meses en los que la fuga llegó a superar los US$ 3000 millones.

Publicado en Cambio de divisas,Dolar,General,Plazo fijo | Sin Comentarios

Boom de Plazos fijos

Estadísticas del BCRA señalan un incremento de $8640 millones en el stock total de este tipo de colocaciones del sector privado en los últimos 30 días

El cepo al dólar y la mejora que mostraron las tasas de interés que los bancos pagan por los ahorros en pesos provocaron que 2012 arranque con un verdadero boom de plazos fijos.

Así lo muestran las estadísticas del Banco Central (BCRA), que detectaron un incremento de $8640 millones en el stock total de este tipo de colocaciones del sector privado en los últimos 30 días, lapso en que el sistema incrementó su tenencia bajo administración de $107.386 millones a $115.679 millones, según detalla el diario La Nación en su edición de hoy.

En los bancos creen que, en buena medida, el fenómeno es la contracara de las trabas que muchas personas y empresas encontraron cuando quisieron comprar dólares.

“Vedado el acceso al mercado de cambios, los que no quisieron arriesgarse a comprar en negro o no quisieron convalidar la brecha que se abrió entre uno y otro billete optaron, mientras tanto, por intentar que sus pesos se desvaloricen menos”, teorizó un ejecutivo bancario consultado por el matutino.

Desde el BCRA evitan esa polémica. Según La Nación, apenas destacan que el saldo de estas colocaciones crece tanto en el nivel minorista como en el mayorista (depósitos mayores a $1 millón) y se muestran satisfechos con ello.

Con todo, cuando se analizan más detenidamente las cifras, se observa que la escalada parece estar perdiendo impulso en las últimas semanas, como si la tendencia al retroceso que mostraron las tasas que los bancos pagan por este tipo de depósitos en el período bajo análisis (bajaron del 13,4 al 12,4% anual, en el promedio general para depósitos menores a $100.000, los típicamente minoristas) hiciera dudar a algunos ahorristas sobre la conveniencia de mantener sus pesos inmovilizados en momentos en que la inflación no da tregua.

Los números son elocuentes al respecto. El aumento en casi $1100 millones que mostró el total de estas colocaciones en la tercera semana de enero (último dato oficial disponible) no sólo es el menor en cinco semanas, sino que es casi la mitad de la expansión promedio de $2000 millones/semana vista en ese lapso, destaca La Nación.

La desaceleración, para algunos, tiene razones estacionales vinculadas con la temporada vacacional.

Sin embargo, otros advierten que este tipo de factores va perdiendo incidencia en los últimos años porque creció el número de clientes que ya pacta sus plazos fijos por canales automáticos.

Pero, para otros analistas, lo que pesa en las decisiones de los ahorristas es la tendencia al retroceso que exhiben las tasas en un contexto en que la inflación no afloja y la expectativa de devaluación se mantiene en torno del 14 o 15% anual.

La otra cara de este fenómeno es la tendencia al retroceso que mantienen los depósitos privados en dólares. En lo que va del año, los ahorristas ya retiraron otros u$s105 millones, lo que confirma que, si bien la corrida que tuvo su pico en noviembre se frenó, el daño que generó en la confianza se mantiene intacto, ya que, a no ser por conveniencia impositiva, por ahora los dólares no vuelven a los bancos.

Publicado en General,Plazo fijo | Sin Comentarios

Los fondos comunes en la mira para los inversores

Para aquel pequeño o mediano inversor que busca maximizar su capital en el mercado local, las alternativas que se les ofrecen son muy variadas. Incluyen bonos, acciones, monedas, fideicomisos, cheques diferidos, plazos fijos y la lista continúa.

Claro está, que todas y cada una de estas opciones tienen asociadas determinadas particularidades, tales como su grado de liquidez, rentabilidad y, fundamentalmente, el riesgo que conllevan.

Para aquellos inversores que prefieren delegar en expertos la administración de parte o la totalidad de su capital, los fondos comunes de inversión (FCI) se constituyen en uninstrumento idóneo para canalizar sus expectativas.

 

La evolución reciente
Existen dos formas tradicionales de medir la evolución de los fondos comunes de inversión.

Una de ellas consiste en analizar su performance a través de lo ocurrido con su patrimonio neto a lo largo de un determinado período. Es decir, cuantificar la forma en que se incrementaron dichos fondos.

En este punto, durante el último año los grandes ganadores fueron los fondos compuestos por papeles de pequeñas y medianas empresas, que avanzaron casi un 180%, seguidos por la renta mixta (132%) y los de infraestructura, que treparon un 100 por ciento.

En el caso de los primeros, su significativo avance se debió a que, a lo largo del año, cobraron un mayor protagonismo al estar fondeados -principalmente- con dinero de la ANSES.

El principal exponente es el Fondo Pellegrini, del Banco Nación, con un “poder de fuego” de $220 millones.

El mismo trabaja en coordinación con el organismo que administra las jubilaciones y pensiones y el Ministerio de Industria. Tiene el 60% de su patrimonio invertido en cheques diferidos.

La otra forma de analizar su evolución es por medio de la variación del valor de la cuotaparte.

Bajo esta mirada, la gran perdedora del año pasado fue la renta variable (acciones) que retrocedió, al igual que el Merval, casi un 30%, por el fuerte derrumbe de los papeles que lo integran.

Sin embargo, una vez iniciado el 2012, salieron decididos a buscar revancha. Y mal no les ha ido hasta ahora: en apenas pocos días, registran avances en sus cotizaciones superiores al 10%, con máximos que rondan el 15 por ciento.

 

Los fondos de renta variable
Este tipo de instrumentos, basados en tenencias de acciones de empresas, suele ser el preferido de aquellos inversores de perfil “agresivo”. Es decir, quienes están dispuestos a asumir los riesgos propios de la renta variable.

Si bien el abanico de posibilidades a nivel local no es muy amplio, pues los papeles que componen el panel líder de la Bolsa porteña (Merval) se limita a 18 compañías, este número puede resultar demasiado abarcativo para algunos.

Por los pronto, han tenido un arranque del año brillante.  En apenas pocas ruedas, los que más avanzaron llevan acumuladas ganancias de hasta el 15%.

En tal sentido, se destaca el de Consultatio Acciones Argentina (15%), el de FBA Calificado Clase B (14,7%) y el denominado Fima PB Acciones, cuyo repunte ha sido de unas décimas menos.

El primero es administrado por la sociedad del mismo nombre, mientras que el segundo depende del BBVA Francés y el tercero del Banco Galicia.

 

El “secreto” de los fondos ganadores
Una de las preguntas más frecuentes que se realizan los particulares -a la hora de decidir en cuál de todos volcar su dinero- es cómo se componen las respectivas carteras.

iProfesional.com analizó las correspondientes a los cuatro primeros, según rentabilidad obtenida en 2012. De dicho análisis se desprende que existe un conjunto de papeles que está presente en todos ellos:

• Telecom
• Grupo Financiero Galicia
• Pampa Energía
• Banco Macro
• Siderar
• YPF
• Edenor

Lo más llamativo es que los dos primeros concentran entre el 25% y el 32% de cada una de las carteras.

Ahora bien, si se incluye a Pampa Energía, Macro y Siderar, ese porcentaje se extiende desde el 48% al 67 por ciento.

Es decir que, en todos los casos, se conformaron portfolios fuertemente concentrados en las acciones más representativas del panel líder.

 

¿Qué es un fondo común de inversión?
Un FCI es un instrumento financiero que permite reunir una masa crítica de dineroproveniente de ahorristas o empresas, para que la misma sea destinada a la compra de una canasta de activos (dólar, plazo fijo, metales preciosos, acciones o bonos, entre otros), en proporciones que varían según el riesgo en el que se desea incurrir.

Así, hay fondos más conservadores y que -por ende- ofrecen una mayor seguridad a cambio de una renta menor. Pero el menú del que dispone el mercado es amplio. Y es por eso que también existen alternativas más volátiles pero que pueden llegar a dar un mayor rendimiento, si el escenario finalmente resulta favorable.

“Los FCI son los vehículos de inversión más idóneos para canalizar el ahorro de los argentinos. Poseen características únicas en términos de transparencia, marco regulatorio, acceso a los mercados de capitales y profesionalización en el manejo”, explicaba oportunamente Juan Cruz Elizagaray, country manager de Compass Group Argentina.

 

Los más grandes
Los fondos comunes de inversión suelen adoptar “nombres de fantasía”, lo que hace que los ahorristas no distingan en muchos casos qué bancos los administran.

En el quién es quién:

Banco Nación administra el llamado “Pellegrini”.

Galicia, el “Fima”.

Macro, el “Pionero”.

Itaú, el “Goal”.

BBVA Francés,  el “FBA”.

HSBC, el “HF”.

Santander, el “Súper Ahorro” y “Súper Gestión”.

Pero más allá de estos existe un número muy importante -alrededor de 150- con diferentes grados de participación en el mercado.

 

Lo que pasó y lo que vendrá
En el caso particular de la renta variable, desde RJ Delta Fund Management, su gerente de inversiones, Christian Cavanagh, sostiene: “Nuestra estrategia de inversión se basa en el análisis permanente de los cambios que ocurren en la macro y la microeconomía”.

Y agrega: “En cuanto a los papeles por sectores hemos venido manteniendo la estrategia caracterizada por el fuerte avance en el rubro bancario”.

Cavanagh destaca que, además, la firma también “apostó al sector de telecomunicaciones y energético”.

En cuanto a la situación actual, considera que “el mercado de acciones se viene recuperando, luego de estar muy rezagado con respecto al de bonos”.

“En estos días, la estrella es Grupo Galicia. Pero hay que recordar también que se trata de una acción que fue muy castigada en 2011. El resto del sector acompañó la recuperación del papel de ese holding”, remarca.

Por su parte, Ezequiel Albertini, portfolio manager de Renta Variable del Supervielle, considera que “en 2011 este tipo de fondos se vio claramente afectado, porque los bancos que integran sus carteras fueron muy castigados”.

No obstante, señala que -de cara a este nuevo año- muchos papeles se presentan como una oportunidad, al haber quedado baratos. “Esperábamos este repunte inicial”, concluye.

Publicado en Cambio de divisas,Cheques,General,Información,Plazo fijo | Sin Comentarios

El BCRA inyecta fondos en la plaza y logra bajar las tasas

Los días de tasas de interés recalentadas son parte del pasado, para alivio de quienes están endeudados a tasa variable (ocho de cada diez tomadores de crédito) y desilusión de los ahorristas.

El peligro de incendio lo apagó el Banco Central (BCRA) en diciembre, al inundar de pesos el mercado (la expansión monetaria alcanzó ese mes los $ 25.000 millones), básicamente por la inyección que es contrapartida de la compra de dólares, un mecanismo de emisión que había perdido y recuperó tras disponer el Gobierno un esquema que mezcla control y represión a las compras privadas de divisas.

La abundante disponibilidad de dinero cambió la ecuación de negocios de los bancos, que venían de padecer un persistente estrangulamiento en su posición de liquidez en pesos. ¿El motivo? La demanda de crédito voló en 2011: mientras por esas ventanillas el sistema volcó a la economía unos $ 82.000 millones en el año, apenas captó en depósitos a plazo unos $ 28.000 millones.

Pero la vuelta de campana que dio el mercado de pesos en diciembre modificó todo: la cuenta total del sistema bancario mostró ese mes ingresos por $ 14.000 millones contra salidas por $ 7000 millones. Esto dio inicio a un proceso de ajuste a la baja en las tasas de interés, que se aceleró en los últimos días y, según los especialistas, no está terminado, aunque está próximo a dar con sus límites.

Así lo advirtieron distintos analistas consultados por La Nacion, para quienes, en las condiciones actuales, aquel que estuviera decidido a ahorrar en pesos colocando su dinero a plazo fijo debería apurarse, porque las tasas de interés que los bancos pagan por esas colocaciones tenderán a caer algo más en las próximas semanas.

Por el contrario, quienes necesiten endeudarse, en especial si son empresas que toman créditos de corto plazo, de ser posible deberían ser algo más pacientes, porque la baja en las tasas de los préstamos se traslada siempre más lentamente, por lo que es probable que encuentren mejores condiciones para financiarse en el próximo mes, siempre que “no haya cambios en el escenario económico que modifiquen la tendencia actual”, aclararon todos los que trazaron escenarios.

Entre las tasas pasivas (las que los bancos pagan por captar depósitos del público), la caída, que venía siendo paulatina, se hizo mucho más pronunciada en los últimos días. Por un depósito a plazo fijo mayorista (superior a un millón de pesos), los bancos privados llegaron a pagar tasas promedio del 22,1% anual a mediados de noviembre. Un mes después, ya pagaban rendimientos del 18% promedio, pero en la última semana éstos ya perforaron el nivel del 16% anual (el último dato muestra que pagan 15,87% y es vox pópuli” en la City porteña que algunos hasta son reacios a tomar más colocaciones de empresas por estos días), lo que lleva a los operadores y analistas a pensar que estas tasas podrían caer algo más.

El retroceso para los depósitos minoristas es mucho más gradual, porque los bancos privilegian su relación con los ahorristas comunes para tratar de evitar sorpresas en lo que denominan su “base de fondeo”. De allí que ya no paguen rendimientos superiores al 17%, como llegaron a validar hace un mes, pero les cuesta recortar las tasas por debajo del 14% en este segmento.

Del lado de las tasas activas, las que los bancos cobran por dar financiamiento, la expectativa también es que extiendan la tendencia a la baja que muestran desde que las entidades acordaron con el Gobierno ponerles un límite a esos precios.

Los últimos datos oficiales muestran que mientras los créditos operativos más accesibles (el adelanto de corto plazo mediante cuenta corriente) llegaron a costar 24% hace un mes, ahora se consiguen a un precio levemente menor al 20% anual. Y los descuentos de cheques, que llegaron a pactarse a tasas cercanas al 30% a 90 días, ya rondan el 22,5 por ciento.

Publicado en Cheques,General,Información,Plazo fijo | Sin Comentarios

Las tasas de plazo fijo ya impacta de lleno en el costo de los créditos al consumo

A medida que las tasas de los plazos fijos mayoristas parecen consolidarse en niveles del 20%, los bancos trasladaron en los últimos días esta acelerada suba del costo de su fondeo a varias de las líneas de préstamos.

Desde que la Badlar (tasa promedio para los plazos fijos de más de $1 millón) empezó a empinar su curva, los bancos comenzaron a realizar ajustes graduales en los préstamos, aunque de manera gradual, según consigna Buenos Aires Económico este miércoles.

Así, en el último mes y medio se había registrado ya una suba de entre 150 y 200 puntos básicos.

Ahora, tras la pronunciada suba que registró la tasa de los depósitos, en la última semana las principales entidades volvieron a aumentar el costo de sus créditos.

Desde un importante banco privado aseguraban que van a subir en los próximos días entre 200 y 300 puntos básicos las tasas de los préstamos personales, señala BAE.

A su vez, en los últimos días de la semana pasada al menos tres de las entidades más activas en el mercado de préstamos al consumo también retocaron las tasas, con un alza de entre 200 y 300 puntos básicos.

”Es una forma de enfriar el consumo. En este escenario, los bancos van a querer privilegiar la liquidez”, explicaban a BAE.

El alza no responde únicamente al aumento de los costos de fondeo, sino también a la velocidad con que vienen creciendo los créditos en comparación con los depósitos.

“Hay un crecimiento fenomenal de los activos y los pasivos crecen más lento. Se está empezando a agotar un poco la capacidad prestable, no porque el sistema esté en una situación de liquidez compleja, sino por esta ecuación”, señalaron al matutino en otro banco privado.

En rigor, según los últimos datos disponibles en el Banco Central, los préstamos al sector privado vienen creciendo a un ritmo del 52% anual, mostrando incluso una aceleración en los primeros días de octubre respecto de los meses previos. 

Del otro lado, los depósitos a plazo fijo del sector privado vienen creciendo a un ritmo no mayor al 30% anual.

En paralelo con la suba de tasas plazo fijo, algunas entidades comenzaron a acortar el plazo máximo de los préstamos como una forma de endurecer las condiciones y desalentar la toma de créditos.

”Recortan el plazo: en vez de 60 meses, ofrecen hasta 48 meses.

Llega un momento que si subís y subís la tasa de los préstamos afecta la morosidad. Sacando líneas disponibles, menos gente puede acceder y se enfría un poco el mercado”, explicó al diario porteño el gerente financiero de una entidad.

Desde la mesa de dinero de otro banco privado comentaron al BAE que la tasa por los descuentos (líneas de préstamos cortos a empresas) subió también 300 o 400 puntos básicos en los últimos días.

Publicado en Créditos,General,Información,Noticias,Plazo fijo | Sin Comentarios